+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

persecución en figueres

Un joven atropella borracho y sin carné a cuatro policías en Girona

El arrestado daña dos coches patrulla y siete particulares durante su huida. Al ver el control, el detenido acelera, arrolla a los agentes y se da a la fuga

 

EFE
10/02/2019

Cuatro agentes de la Policía Local de Figueres (Girona) resultaron heridos de diversa consideración después de ser arrollados a las 04.00 la madrugada del viernes al sábado en un control policial por un joven de 19 años ebrio y sin carné que huyó del lugar y poco después fue detenido.

Cuando los agentes dieron el alto al vehículo que conducía el arrestado, colombiano, el joven aceleró, atropelló a cuatro de ellos y se dio a la fuga, además de causar daños en dos coches patrulla y siete vehículos particulares aparcados en las inmediaciones de la calle Maestro Falla de la localidad, en una zona de ocio nocturno donde hay varios bares.

Al final, los policías pudieron detener al conductor unos metros más allá de donde estaba situado el control. Tras hacerle soplar, detectaron que conducía una tasa de alcohol superior a 0,60 miligramos por litro.

Se prevé que el joven pase en las próximas horas a disposición judicial, acusado de delitos contra la seguridad del tráfico y de agresión a los agentes de la autoridad. Por su parte, después de recibir una primera exploración médica, dos de los agentes heridos tuvieron que coger la baja.

INCENDIO // Horas antes, a escasos kilómetros, doce personas, entre ellas tres niños, resultaron intoxicadas por inhalación de humo en un incendio que se declaró esa misma noche en un edificio de cuatro plantas en Puigcerdà, también en Girona.

Según informaron fuentes de los Bomberos de la Generalitat de Cataluña, el fuego se declaró por causas que se están investigando en una habitación de una vivienda de la segunda planta.

En el edificio, situado en el número 1 de la calle Alfons I de la localidad gerundense, había una veintena de personas que se refugiaron en el cuarto piso hasta que pudieron ser rescatadas pasadas las 22.13 horas del viernes.

Al menos cuatro de los doce intoxicados, entre ellas los tres menores, fueron trasladados al hospital de Puigcerdà, mientras que el resto de vecinos pasaron la noche alojados en hoteles facilitados por el Ayuntamiento y en casas de sus respectivos familiares.

Durante el día de ayer los afectados pudieron regresar a sus domicilios, ya que el fuego, que destruyó por completo una de las estancias del segundo piso, no afectó a la estructura del inmueble, por lo que los vecinos volvieron a sus casas tras el susto.