+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

juicio en la audiencia provincial

«Me corté con una motosierra en el trabajo y no querían que lo contara»

El operario, que no estaba dado de alta, resultó herido grave en Zucaina en el 2015. Cuatro empresarios se enfrentan a 7 años por las lesiones de un talador sin contrato

 

Los cuatro procesados se enfrentaron ayer a un juicio contra los derechos de los trabajadores en la Audiencia. - MANOLO NEBOT

NÚRIA B. BIGNÉ
15/05/2019

Cuatro empresarios se sentaron ayer en el banquillo de la Audiencia Provincial de Castellón, acusados de un delito contra la seguridad y la salud en el trabajo y otro contra los derechos de los trabajadores por tener a un talador de árboles sin contrato ni dado de alta en la Seguridad Social.

El operario sufrió un grave accidente laboral cuando estaba trabajando en Zucaina. Tal y como él mismo manifestó ayer en el juicio oral, una rama se partió y cayó sobre él, que acabó cortándose con la motosierra que estaba utilizando. Sufrió lesiones graves en un brazo, con sección de la arteria braquial y afección en nervios y tendones. Los hechos sucedieron durante el año 2015, cuando la empresa de dos de los acusados, un aserradero de Moixent, compró 15.000 pinos al Ayuntamiento de Zucaina.

El comprador contrató a otra empresa de Segorbe, cuyos dos responsables, también acusados, tenían trabajando a la víctima 11 horas diarias, de lunes a domingo, sin contrato ni Seguridad Social, según mantiene la fiscal.

«Dos compatriotas rumanos me contrataron y me dieron a firmar unos papeles. Me dijeron que ya podía trabajar. Desde el principio comuniqué que la motosierra no estaba en buen estado», dijo ayer al tribunal, con la ayuda de un intérprete.

LE DIERON 4.400 EUROS / «El día de los hechos no paré ni a comer. Cortamos un árbol, cayó encima de mis piernas y alcanzó la motosierra, que no tenía el mecanismo de control para parar. La mujer que me contrató me dijo que no contara que era un accidente laboral y me hizo una transferencia de 4.400 euros», declaró la víctima durante su interrogatorio.

Los cuatro acusados --dos de cada empresa-- negaron su implicación en el siniestro de trabajo y se echaron las culpas unos a otros. «Teníamos un contrato verbal con un aserradero de la zona para talar, pero no nos dieron formación ni equipos de protección», alegó el matrimonio rumano que captaba a los operarios.

Por su parte, los empresarios aludidos dijeron no saber que se estaba trabajando ese día en Zucaina y derivaron la responsabilidad de esas tareas y de los tratos con el citado matrimonio del Este a un familiar ya fallecido.

UN COMPAÑERO LO REFRENDA / Un segundo trabajador, compañero del herido, confirmó que a él también lo tuvieron sin contrato «unas tres semanas» y refrendó que a la víctima le propusieron que no contara que estaba trabajando cuando tuvo lugar el accidente. «Le indicaron que dijera que estaba cortando leña para sí mismo, para hacer fuego», testificó ayer el operario.