+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

alarma en los domicilios en plena madrugada

Prenden fuego a un cuadro eléctrico y dejan sin luz al Perpetuo Socorro

Los vecinos pasan una segunda noche a oscuras al no acabar las reparaciones. Varios residentes hablan de «venganza» tras una actuación policial por la mañana

 

Las llamas calcinaron completamente el cuadro eléctrico, como se ve en la imagen de la izquierda. Arriba de estas líneas, imagen del estado en el que quedó la fachada más afectada de la calle Montán de Castellón. - MEDITERRÁNEO // MANOLO NEBOT

Las llamas calcinaron completamente el cuadro eléctrico, como se ve en la imagen de la izquierda. Arriba de estas líneas, imagen del estado en el que quedó la fachada más afectada de la calle Montán de Castellón. - MEDITERRÁNEO // MANOLO NEBOT

X. P.
05/01/2018

Noche a oscuras y de tensión en el grupo Perpetuo Socorro de Castellón. Un cuadro eléctrico que da luz al alumbrado público de todo el barrio ardió a las 1.30 horas y las calles quedaron completamente a oscuras. Según explicó a este diario un portavoz vecinal y corroboraron otras fuentes del barrio, el suceso podría haber sido provocado.

El incendio se produjo en la calle Montán, pero ocurrió después de una jornada en la que la Policía Local ya se había personado en la zona con técnicos municipales para poner fin a una situación que vecinos consultados definen como «crónica»: la de ciudadanos que pinchan la luz del alumbrado público para sus propios domicilios. En este sentido, en el barrio muchos hablaban de posible «venganza» por lo ocurrido en la mañana del miércoles.

Las llamas afectaron al cableado eléctrico y provocaron varias explosiones que alarmaron a los residentes, especialmente a los de las viviendas más próximas. La fachada del edificio donde se encontraba el cuadro eléctrico también quedó parcialmente calcinada por el fuego.

Ya por la mañana, técnicos municipales estuvieron en el grupo, acompañados por la policía, y procedieron a la retirada del aparato, totalmente quemado. Pese a estos trabajos, al cierre de esta edición las calles del barrio seguían a oscuras, y cundía el temor a que hubiera otros incidentes.

Campos explicó que no es la primera vez que los agentes intervienen para evitar que un grupo de ciudadanos pinche la luz pública, y añadió que estos incluso tenían acceso a los mandos de las farolas, de forma que «las apagaban y encendían cuando lo deseaban».