+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

operación conjunta entre la guardia civil y la policía nacional

Una red blanquea 5 millones de € de tarjetas robadas a través de azulejeras de Castellón

‘Lavaban’ el botín estafado con compras cerámicas que enviaban a África. Cinco registros y 15 detenidos con dinero y documentos falsos en la provincia

 

Imágenes de los registros practicados en domicilios y empresas de Castellón y Málaga, donde encontraron grandes cantidades de dinero. -

Imágenes de los registros practicados en domicilios y empresas de Castellón y Málaga, donde encontraron grandes cantidades de dinero. -

EFE
21/07/2019

Una operación conjunta entre la Guardia Civil y la Policía Nacional ha permitido desarticular en Castellón y Málaga una red criminal internacional que estafó a empresas mediante la modalidad del phishing y blanqueó cinco millones de euros a través de azulejeras de la provincia.

Durante la operación Ciao-Estribo se han realizado cinco registros en la provincia, siendo dos de ellos en domicilios y tres en empresas. Los agentes se han incautado durante su desarrollo de 16.350 euros en metálico, un vehículo valorado en 150.000 euros y tarjetas bancarias. En Castellón se han arrestado a 15 de los miembros de la red criminal.

En Málaga se han hecho otros cuatro registros con incautación de documentación, joyas y más documentos bancarios.

Según informaron desde los cuerpos policiales, la organización, que operaba a nivel mundial, estaba perfectamente estructurada y los presuntos autores se ganaban la confianza de las mercantiles mediante acuerdos comerciales, apoderándose, no solo de sus datos empresariales, sino también de contraseñas bancarias y el correo electrónico.

‘MODUS OPERANDI’ / Los presuntos autores, una vez se hacían con el dinero de las víctimas, lo desviaban a numerosas cuentas corrientes que la organización había abierto mediante documentación falsa, teniendo como destino final determinadas empresas de cerámica ubicadas en Castellón.

De esta manera, blanqueaban el dinero recibido ilícitamente mediante exportaciones de material que enviaban hasta Nigeria. Dada la magnitud de la investigación, los agentes solicitaron la colaboración de diferentes especialistas documentales de numerosas embajadas de Europa y África, ya que la organización tenía acceso a pasaportes sustraídos y falsificados de multitud de países para dificultar su rastreo.

Los supuestos titulares de los pasaportes no existían físicamente, por lo que era imposible su localización. La organización actuaba en España, Holanda, Chipre, Ucrania, México, Suiza etc.