+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

AYER CENTRARON LA BÚSQUEDA EN EL ENTORNO DE LA MASÍA DE ALBOCÀSSER DONDE SE CRIÓ

Una semana sin Felipe

Los hijos y los vecinos del cazador de Catí siguen saliendo al monte, aunque ya no saben por dónde buscar, escrutan cada rincón, pero la ausencia total de pistas desalienta

 

Los vecinos de Catí volvieron a apoyar ayer a la familia de Felipe en la búsqueda organizada. - MEDITERRÁNEO

MÒNICA MIRA
04/01/2021

Lo peor es no saber qué más hacer, vivir con la impotencia que provoca la incertidumbre, la ausencia y la falta de noticias. Es como si Felipe Boix Miralles, el vecino de Catí desaparecido hace siete días, se hubiera volatilizado. El domingo salió de casa para cazar unos conejos, como otras tantas veces, y ya no volvió, sin dejar una sola respuesta a todas las preguntas que sobrevuelan este municipio del Alt Maestrat.

Ayer, como vienen haciendo desde que el martes se cancelara el dispositivo oficial de búsqueda sin resultados, los vecinos salieron al monte, aunque menos que el sábado, que se contaron por cientos. Según personas próximas a la familia, centraron el rastreo en el límite con Albocàsser. Felipe se crió en una masía de ese término municipal, donde vivió hasta que se casó y se mudó a Catí. Allí tuvo durante un tiempo algo de ganado, y todavía acudía a trabajar la tierra. Ni un asomo de su presencia reciente por la zona.

Explicaba ayer un amigo de la familia que «todo lo lógico que pensamos que pudo hacer, está ya descartado», lo que desalienta, pero sobre todo, desorienta. «Estamos perdidos, no sabemos dónde más mirar», lamentan impotentes.

A corto plazo, los planes pasan por centrarse en lugares más concretos. Dado que hoy es día laboral y muchas de las personas que han colaborado en las batidas tienen obligaciones laborales que atender, los más allegados se han propuesto acercarse a todas las cuevas y simas de las proximidades, donde ya miraron los profesionales, pero los quizás son la única expectativa a la que se aferran quienes quieren dar con Felipe a toda costa, lo más pronto posible. 

Preguntarles cuáles son las hipótesis que barajan sobre lo sucedido es como fiar la resolución del caso al esoterismo. No saben, y a medida que pasa el tiempo, el desconcierto va en aumento.

«Si no está aquí, podría estar en cualquier otra parte de la provincia», concluyen por poner un límite geográfico abarcable, porque si no saber es como no ver, este caso no ha arrojado ni un pequeño resquicio de luz que acerque a su resolución. El sentido común les dice que si se hubiera sentido indispuesto no se habría alejado del lugar en el que lo vieron por última vez el día 27 de diciembre sobre las 13.00 horas; si hubiera tenido un accidente, también sería en las inmediaciones y el rastreo ha sido tan intensivo, que también lo habrían encontrado a estas alturas.

Como si se lo hubiera tragado la tierra, Felipe ha dejado tras de sí la angustia de una familia que no desiste, incansable, a la que no deja de apoyar todo un pueblo.