+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

vinaròs3 la audiencia le impone en cambio el pago de una multa de 600 euros

Suspenden la cárcel a una mujer que llamó «sinvergüenza» al marido

Los jueces creen que la separación le conduce a tener este comportamiento. Fue castigada a 9 meses al no cumplir el alejamiento por violencia doméstica

 

Los magistrados de la Audiencia evitan que la mujer entre en prisión. - MEDITERRÁNEO

YOLANDA TENA SOLA-VERA
04/03/2017

La Audiencia de Castellón ha suspendido la pena de nueve meses de cárcel impuesta a una mujer de 68 años que tenía una orden de alejamiento respecto a su exmarido por un delito de violencia doméstica de ella respecto a él.

El juzgado de lo Penal de Vinaròs la había condenado en julio del 2016 a la citada pena de prisión por incumplir hasta en dos ocasiones la orden de alejamiento que tenía impuesta y porque cuando veía a su expareja por la calle le profería expresiones tales como: «¡Sinvergüenza, ladrón, me has destrozado la vida!».

El juzgado la condenó a nueve meses de cárcel por estos hechos, pero ahora la Sección Primera de la Audiencia le suspende la entrada en la cárcel prevista a cambio de pagar una multa de 600 euros (seis euros diarios durante 100 días) al entender los magistrados que la enjuiciada, que está en tratamiento psiquiátrico, no lleva bien la separación y esto la conduce a tener ese comportamiento. Además, concluyen, no se trata de un reo habitual, por lo que no debe ir a la cárcel.

Los hechos sucedieron después de que el marido presentara la demanda de divorcio. La mujer no aceptaba la separación, por lo que en varias ocasiones llegó a propinar al hombre golpes, lo que derivó en una demanda por violencia doméstica que acabó en una orden de alejamiento. Un mes después se cruzó con él por la calle en varias ocasiones, en los que la mujer aprovechó para comenzar a lanzarle insultos.

AUTO // Los razonamientos expresados por los magistrados de la Audiencia para cambiar la pena de cárcel a la acusada por una multa radican en que «sigue tratamiento psiquiátrico por causa de un trastorno de la personalidad que condiciona un comportamiento impulsivo que influye negativamente en la manera de llevar la problemática derivada de la ruptura de su relación sentimental, y está tratando de adaptarse de modo ordenado y correcto a dicha problemática». Y sigue: «Se trata de una persona que presenta niveles significativos de ansiedad y depresión por todo lo vivido, incluidos los actuales problemas judiciales, y a la que el posible ingreso en prisión podría suponer un impacto negativo que podría acrecentar sus dolencias físicas y psicológicas».

La Audiencia concluye que los encuentros con su exmarido en la calle fueron «casuales» y que reaccionó así por los nervios.