+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

el supremo considera su autoría suficientemente probada

El TS ratifica la pena del ladrón que apaleó a una vecina de Benicarló

La Audiencia Provincial le impuso seis años y medio de prisión el pasado 2016. El condenado arrancó varios mechones a la víctima y la golpeó contra el suelo

 

El corpulento delincuente José Lenin C.R., sentado en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial. - MANOLO NEBOT

NÚRIA B. BIGNÉ
09/04/2017

El Tribunal Supremo (TS) ha ratificado la condena de seis años y medio que la Audiencia Provincial de Castellón impuso a un ladrón multirreincidente, de origen ecuatoriano y 42 años, que apaleó brutalmente en plena calle a una vecina de Benicarló, a la que llegó a arrancar varios mechones de pelo y cuya cabeza golpeó violentamente contra el suelo.

El máximo órgano provincial sentenció a José Lenin C.R. por un delito de lesiones con la agravante de multireincidencia y otro de robo. El TS ha rechazado ahora el recurso presentado por la defensa del procesado, que alegaba que el tribunal se basó en una prueba indiciaria para condenarlo, ya que ni la víctima ni el testigo presencial pudieron reconocer a José Lenin C.R. como el autor de la grave agresión.

El alto tribunal señala en su resolución que, aunque es cierto que no existe prueba directa sobre la identidad del autor de los hechos, los dos testigos aportaron datos relevantes acerca de su aspecto físico y su vestimenta.

Además, explica que José Lenin C.R. fue detenido muy poco tiempo después del ataque, que su ropa coincidía con la descrita por los testigos y que en el trayecto desde el lugar donde se produjo la agresión hasta donde fue arrestado él aparecieron numerosos objetos personales de la mujer. «Todos los indicios apuntan en la misma dirección», sentencia el Supremo, que lo considera «prueba de cargo suficiente».

Los hechos tuvieron lugar el 16 de marzo del 2016, durante la celebración de las Fallas y mientras el condenado se encontraba de permiso penitenciario. Abordó a la víctima en la avenida Méndez Núñez y la golpeó brutalmente al tiempo que le gritaba «te mato», «¿quieres vivir?» y «soy un sicario». Los gritos de un vecino acabaron por ahuyentarlo.