+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

PRIMEROS DÍAS DEL CAMBIO NORMATIVO

El apellido continúa queriendo más al papá

La ley que elimina la prevalencia por defecto del apellido paterno al inscribir a los hijos cumple diez días y en Castellón pasa sin pena ni gloria

 

E. A.
09/07/2017

Si acaban de ser padres o lo van a ser dentro de muy poco tiempo, seguramente ya sabrán que cuando vayan a inscribir al niño en el Registro Civil tendrán que tener muy claro que apellido irá primero, el del padre o el de la madre. Desde el pasado 30 de junio el apellido paterno ha dejado de tener preferencia sobre el materno a la hora de inscribir a un recién nacido. Así que los progenitores se tienen que poner de acuerdo o el registrador civil lo hará por ellos, pero sin que el del varón tenga preeminencia por defecto, como ocurría hasta ahora.

En Castellón, 10 días después de la entrada en vigor de la ley, pocas cosas han cambiado. O mejor dicho, no ha cambiado absolutamente nada. Y no lo ha hecho porque sigue mandando la tradición y la tónica general a la hora de inscribir al recién nacido es que lleve primero el apellido del papá. Así lo aseguran desde los hospitales General de Castellón y la Plana de Vila-real, que inscriben a los bebés de manera telemática, y desde los Registros de Castellón y Vinaròs.

Desde el Registro Civil de Castellón aseguran que el cambio de ley no ha tenido ninguna trascendencia, al menos hasta la fecha. «Hay días que inscribimos 15 ó 16 bebés. Otros días 4... pero desde que entró en vigor la ley, el pasado 30 de junio, no tenemos registrada ninguna inversión de apellidos», dice.

Tampoco en el Hospital General han inscrito en los últimos días (datos del 29 de junio al 6 de junio) a ningún bebé cuyo primer apellido es el de la madre. «De momento no se ha dado ningún caso», explican fuentes del centro hospitalario de la capital. En la Plana de Vila-real, la situación ha sido idéntica.

En Vinaròs también manda la tradición. «El apellido del padre sigue siendo mayoritario y hasta la fecha no nos hemos encontrado con ninguna situación en la que es el funcionario el que tiene que decidir», cuentan.

Desde 1999, cualquier pareja podía elegir el orden de los apellidos de sus hijos siempre que fuera de mutuo acuerdo. Pero el trámite era largo y lleno de papel. Si no había consenso regía lo dispuesto en la ley: siempre el paterno delante.