+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

el actual marco colectivo finaliza su vigencia a final del 2017

La cerámica comenzará el año con la negociación del convenio laboral

La jornada anual, que la patronal amplió en el anterior pacto, será un eje de batalla. Los sindicatos quieren mejorar los salarios y recuperar derechos perdidos

 

Representantes sindicales y responsables de Ascer, al acabar una de las reuniones negociadoras del anterior convenio colectivo. - MEDITERRÁNEO

R. OLIVARES RUIPÉREZ
28/12/2017

El año empezará para el sector azulejero ligeramente agitado. Podría parecer el pronóstico meteorológico, pero hace referencia al panorama laboral. Y es que hacia mediados de enero está previsto que se constituya la mesa negociadora del convenio laboral que ha de regir el principal sector económico de la provincia.

La intención de la patronal azulejera Ascer y de los sindicatos UGT y CCOO era constituir esta mesa a finales de año, de modo que el 2018 comenzara con un calendario fijado de reuniones, dado que el periodo de aplicación del convenio actual acaba el próximo domingo. Pero esto no ha sido posible y en unas semanas está previsto mantener la primera reunión que permita constituir la mesa, la plataforma sindical y fijar el calendario.

Para tratar de pactar el marco regulador de unos 15.500 trabajadores azulejeros, patronal y sindicatos disponen de «tiempo de sobra», ya que el periodo de ultraactividad es de «dos años», señala el secretario territorial de la Federación de Industria de UGT en la provincia, Vicente Chiva.

recuperación salarial // En cuanto a la negociación, será, como siempre, dura. Tras los últimos años, en que el sector ha aumentado su volumen de negocio, fundamentalmente debido al alza de la exportación, los sindicatos pretenden «recuperar poder adquisitivo», afirma Chiva. Y es que, a pesar de que el último convenio (2015-2017, que se firmó en febrero del 2016 y obligó a pagar atrasos) preveía alzas del 0,5%, el 1,5% y el 1,9% del 2015 al 2017, estas iban aparejadas a un incremento de la jornada laboral, recuerda el representante de UGT.

Chiva apunta que actualmente esta jornada laboral anual en la industria cerámica es de 1.776 horas, «una de las más altas» de las diferentes ramas económicas, y tratarán de batallar para reducirla porque «no estamos para trabajar más que otros sectores». De esta manera, ambas reivindicaciones irán unidas en la plataforma sindical: «Creemos que el panorama ha cambiado, las empresas van a mejor. Es hora de recuperar salarios, dado que hemos perdido poder adquisitivo», remarca el responsable sindical.

Este será uno de los puntos, a falta de concretar otros derechos laborales que esperan recuperar, por el que batallarán los trabajadores. Falta conocer la postura de la patronal, que no cederá fácilmente, en el inicio del 2018.