+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

punto final al carburante barato

El diésel sube un 22% en un año en Castellón y repostar vale 10 € más

La gasolina también se ha disparado y lo peor es que el precio crecerá otro 3% durante este trimestre. El litro del gasóleo, el combustible más usado en Castellón, escala y se vende de media a 1,161 €

 

CASTELLÓN
04/01/2017

La máxima estrella del negativismo, esa que dice que todo lo bueno se acaba, queda patente con el precio de la gasolina. Los carburantes han emprendido de nuevo un giro al alza y, por primera vez desde mayo del 2014, repostar hoy en una estación de servicio de Castellón resulta bastante más caro que hace un año. Es el punto final del carburante barato. Y lo peor es que la escalada continuará unos meses más.

La remontada del precio del barril de petróleo de los últimos meses se ha reflejado con rapidez en los precios de venta al consumo de los carburantes. En los surtidores de la provincia, el gasóleo (el más utilizado en Castellón,) se encareció en las últimas cuatro semanas por encima del 5%, coincidiendo con uno de los meses del año en los que más se incrementan los desplazamientos por carretera, mientras que la gasolina lo ha hecho un 4%.

Si se comparan los precios de ahora con los de hace un año, la diferencia es todavía más importante. Hoy, el diésel se vende en Castellón a una media de 1,161 euros el litro. Hace un año se situaba en tan solo 0,951. O lo que es lo mismo: un 22% más. Y con la gasolina sin plomo 95 ocurre exactamente lo mismo: de los 1,134 euros de enero del 2016 a los 1,276 de ayer.

El incremento de los precios se nota, y no poco, en el bolsillo de los consumidores. Llenar un depósito de 50 litros de gasóleo cuesta 58 euros, 10,45 más que hace un año, mientras que un depósito de un vehículo de gasolina con la misma capacidad conlleva un gasto de 63,8 euros, siete más que a principios del 2016.

RECUPERACIÓN DEL CONSUMO // El incremento del coste de los combustibles se produce en un contexto de fuerte recuperación de la demanda de estos productos. Entre los meses de enero y octubre del 2016, las estaciones de servicio de Castellón vendieron 251.994 toneladas de gasóleo para automoción, un 3,4% más que en el mismo periodo del año anterior. El alza está ligada al aumento de los desplazamientos por carretera, ya sea a nivel profesional o de ocio, que ha traído consigo la recuperación económica.

Con los valores actuales se pone fin al combustible barato. Si hace un año, el 80% de las 173 estaciones de servicio que operan en la provincia vendían el diésel a menos de un euro hoy son una clara excepción. Esta semana solo dos surtidores comercializan el gasóleo A por debajo del euro, según los últimos datos del Ministerio de Industria y Energía. Se trata de las estaciones de servicio del Hipermercado Alcampo (centro comercial Salera, en Castellón) y Gmoil (avenida Francia, Castellón). El resto de compañías tienen el litro de diésel a valores que oscilan entre los 1,019 y los 1,219 euros.

Con la gasolina sin plomo 95 ocurre algo muy similar. Las estaciones de servicio de Castellón que la venden más barata (por debajo de 1,140 euros el litro) son de nuevo las del Hipermercado Alcampo y Gmoil. El grueso de los surtidores, siempre según el Ministerio de Energía, comercializan el litro a valores que van de los 1,145 a los 1,324 euros.

NUEVAS SUBIDAS ESTE AÑO // Los carburantes han subido de precio en los últimos meses y lo peor es que en los próximos volverán a hacerlo. No habrá tregua. El ministro de Energía y Turismo, Álvaro Nadal, ha reconocido que la reciente subida de los precios del petróleo en un 10%, fruto del acuerdo de la OPEP para rebajar la producción, volverá a repercutir en los surtidores. Los consumidores apreciarán una subida del «2% ó 3%», debido a que el coste de la materia prima tiene un peso cercano al 30% del precio final. Nadal ha dicho que los precios de los carburantes son de por sí más caros en España y ha advertido de que el elevado número de gasolineras es uno de los factores que contribuyen a encarecer el precio de los carburantes. «Tenemos más gasolineras por habitante y por kilómetro cuadrado que otros países europeos», sentencia el titular de Energía.