+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

lA PROVINCIA ACOGERÁ DOS ETAPAS DE LA PRÓXIMA EDICIÓN A FINALES DEl mes de agosto

La Vuelta permitirá disfrutar el mar y la montaña en la provincia

La ermita de Santa Llúcia, con rampas cercanas al 20%, será uno de los finales explosivos de la Vuelta. La quinta etapa, entre dos localidades costeras como Benicàssim y Alcossebre, y final en alto lo demuestra

 

CASTELLÓN
12/01/2017

Castellón volverá a presentar en las dos etapas que acogerá de la próxima edición de la Vuelta Ciclista a España la dualidad mar-montaña que representa la provincia, puesto que los ciclistas transitarán tanto por las carreteras cercanas a la costa como por las que se encuentran en el interior de la provincia, con continuas subidas y bajadas que dotan a las pruebas ciclistas de un mayor espectáculo si cabe.

Y el ejemplo más claro se producirá en la primera de las dos jornadas que la serpiente multicolor estará en la provincia, puesto que tras salir de Benicàssim se llegará a Alcossebre, dos zonas costeras, pero la meta estará en alto, ya que se deberán subir las duras rampas –algunas cercanas al 20% de desnivel– que dan acceso a la ermita de Santa Llúcia. Será un nuevo final de etapa e inédito en la provincia, con tres kilómetros muy duros que, a buen seguro, romperán la carrera en la quinta etapa, que se desarrollará el próximo 23 de agosto.

El anuncio de este novedoso final tuvo lugar durante el acto de presentación de las dos etapas que transcurrirán por la provincia y que se desarrolló ayer en la Diputación, con la presencia del presidente, Javier Moliner; el diputado de Deportes, Luis Martínez; y los alcaldes de las tres localidades que serán salida y llegada, Susana Marqués (Benicàssim), Francisco Juan (Alcalà de Xivert-Alcossebre) y José Benlloch (Vila-real). Y es que el 24 de agosto, tras partir de la población de la Plana Baixa, la carrera se dirigirá a Onda para luego introducirse en la Serra d’Espadà y la comarca del Alto Palancia, abandonando en ese momento la provincia para adentrarse en la de Valencia, ya que la meta estará instalada en el Puerto de Sagunto.

unos 360 kilómetros / Pocas cosas más quiso desvelar Moliner antes de la presentación oficial del recorrido que tendrá lugar hoy en Madrid. Y es que no se anunció ni el número de puertos de montaña ni el resto de poblaciones por las que discurrirá la carrera. Lo poco que dijo el presidente de la Diputación fue que la intención es «pasar por todas las poblaciones más importantes de la provincia en estos dos años de presencia de la Vuelta en Castellón». «Lo que sí vamos a lograr es que en las cuatro etapas que habrá entre 2016 y 2017 se pase por todas las comarcas de la provincia». Para esta edición se calculan que serán unos 360 kilómetros los que transcurrirán por Castellón, ya que la jornada del 24 de agosto solo entrarán en la provincia de Valencia al final, mientras que el día antes será integramente por las carreteras castellonenses. De la quinta etapa indicaron que tras pasar por la capital de la Plana se dirigirá a la zona del Maestrat para afrontar el final en la ermita de Santa Llúcia.

inversión beneficiosa / Moliner consideró durante este acto que la inversión que se realiza desde la Diputación y las diferentes poblaciones con salida y llegada es muy beneficiosa, no solo porque la Vuelta «llega a millones de potenciales turistas debido a que es uno de los eventos deportivos con mayor impacto internacional», sino porque en esta ocasión se ha tenido que abonar un montante económico inferior al del pasado año. «Nos gusta la transparencia y el coste asciende a 120.000 euros, que es un 40% menos que en el 2016. De esta cantidad, la Diputación abona unos 65.000 euros, mientras que las poblaciones con salida y llegada invierten unos 18.000 euros», comentó.

Esta cifra, a su entender, no es muy elevada si se tiene en cuenta que se espera un retorno económico de más de dos millones de euros, algo que ya sucedió en la pasada edición, e incluso se piensa que puede ser superior esta vez pese a que hay una etapa menos en la provincia.

Por su parte, los alcaldes de Benicàssim, Alcalà-Alcossebre y Vila-real señalaron que vieron con buenos ojos desde del principio ser salida o llegada de la Vuelta y coincidieron en indicar que es una gran oportunidad «para que se conozca más nuestra población, puesto que llega a mucha gente y es un gran escaparate».

Hoy jueves se desvelará el recorrido definitivo de la ronda española, en el que la provincia volverá a tener un enorme protagonismo a finales de agosto. En esta ocasión será durante la primera semana de competición.