+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El reportaje con más chispa

El barco Arenal Sound, la gran atracción del verano

La organización regaló tíquets para las fiestas en la embarcación a los 6.000 primeros acreditados

 

Las camareras no paran de servir bebidas a los afortunados que se suben al barco a diario. - MARTÍ

Los sounders están entusiasmados con la embarcación. - MARTÍ

JAVIER MARTÍ
03/08/2012

Las fiestas a bordo del barco son una de las atracciones del Arenal Sound. Fueron la novedad de la segunda edición y reclamo para que los sounders llegaran el primer día, ya que a los 6.000 primeros en acreditarse se les entregaba un tíquet para disfrutar del paseo.

La promoción causó tanta sensación, que no solo fueron 6.000 las personas que hicieron cola para tener el pase, sino casi 20.000 los jóvenes que se acreditaron el primer día. En poco más de dos horas se agotaron los tíquets y ahora, a los afortunados, les toca disfrutar de esta fiesta. En cada viaje pueden subir 150 personas y casi ninguna se echa atrás, a pesar de que las horas del paseo son poco agradables para realizarlo.

A las 14.00 horas comienza el primer viaje y el último acaba de noche, sobre las 21.00. El trayecto consiste en un paseo por la costa de Burriana. El barco se dirige hacia el norte para buscar la playa del Arenal y allí realiza varios trayectos, acercándose a la costa lo máximo permitido.

Desde la cubierta se puede ver no solo a bañistas, sino también la fiesta que hay montada en el Beach Club. Es imposible oír su música porque en el propio barco hay un dj que se encarga de pinchar música todo el tiempo.

La barra de la entrada es una parada obligada para los pasajeros y, allí, la bebida preferida es el mojito, seguido de la cerveza. Todo bien frío para aliviar el calor. Muchos son los que aprovechan también para inmortalizar el momento y llevarse una instantánea de tan singular viaje-fiesta.

Una hora después de partir, el barco atraca en el puerto y la fiesta continúa en el Beach Club o en el recinto de conciertos, pues los sounders no descansan. H