+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

corrida CONCURSO EN vinaròs

Javier Castaño, un faro de luz en un mar de sombras

El toro de Ana Romero se lleva el premio al mejor astado del concurso

 

Castaño tuvo una notable actuación, pero falló con la espada. - JORDI JUÁREZ

JORGE CASALS
11/08/2014

De nuevo faltó público en Vinaròs, la nota negativa de una corrida concurso con un cartel atractivo. Se sigue sin encontrar la fórmula para esta localidad costera, ni apostando con el toro. Lo mejor llegó de la mano de Javier Castaño, aunque la espada le dejó sin premio.

Dispuesto y animoso estuvo con el de Partido de Resina, que tuvo más movilidad que clase. Lo mejor llegó en el tercio de banderillas, donde se desmonteraron David Adalid y Fernando Sánchez. El toro fue aplaudido en el arrastre. También por culpa del acero se fue de vacío ante el ejemplar de Gererdo Ortega, con el que dejó una faena eléctrica y de mucha disposición. Fue ovacionado en su lote. Bien Castaño.

una oreja // Una oreja paseó Salvador Vega de su primero, un toro de Millares serio frente al que dejó pinceladas de calidad pero sin concretar. Mató de una estocada defectuosa pero de rápido efecto, que fue clave para la concesión del trofeo.

Se fue a amarrar el triunfo Vega, demostrando una cara más bulliciosa con el de Ana Romero, que peleó bien en varas y se llevó a la postre el premio de la concuso. El descabello le dejó sin premio. Se desmonteró Víctor Nieto.

MAL LOTE // Juan Bautista pechó con un mal lote. El de Guardiola que abrió plaza se apagó enseguida, llegando sin motor a la muleta del francés. Faena sin eco en los tendidos.

Su segundo, de Las Monjas, fue apuntillado en el ruedo debido a que se demoró su devolución a chiqueros, donde debía ser devuelto por su endeblez.

En su lugar salió un sobrero del mismo hierro, que también pecó de falta de fuerzas. Buen saludo a la verónica de Juan Bautista. El de Las Monjas llegó con poco empuje a la pañosa del torero.

Silencio en ambos fue su balance final. H