+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SALUD

Talasoterapia como complemento para tratar la dermatitis atópica

Existen técnicas complementarias como la terapia hidrotermal que ayudan a mejorar las lesiones ocasionadas por esta enfermedad

 

Las bañeras de hidromasaje con agua de mar, ideales para tratar la dermatitis atópica. -

R. D. 18/02/2019

Quienes sufren de dermatitis atópica saben lo molesta que puede llegar a ser esta dolencia benigna que, en los casos más graves, puede llegar incluso a afectar al ritmo de vida de los pacientes por las molestias que provoca. La dermatitis atópica causa lecciones eccematosas, piel seca y picor que puede llegar a ser intenso y a provocar, incluso, insomnio.

Dado que el tratamiento farmacológico se debe acompañar siempre de una adecuada hidratación de la piel, existen técnicas complementarias como la terapia hidrotermal que ayudan a mejorar las lesiones ocasionadas por esta enfermedad.

El equipo médico de El Palasiet ofrece soluciones personalizadas para personas que sufren dermatitis atópica y que siempre se deben analizar de forma previa al iniciar el tratamiento. La técnica de talasoterapia empleada generalmente para esta dolencia son las bañeras de hidromasaje con agua de mar, que permiten mejorar la capacidad de hidratación gracias a diferentes aditivos. Además, al tratarse de baños individuales, es mucho más fácil controlar la óptima temperatura del agua y las condiciones que necesita ese paciente en concreto.

El tratamiento tiene una duración comprendida entre los 15 y los 20 minutos y, al finalizar se recomienda pasar a la zona de relax durante un periodo similar para maximizar los beneficios del agua de mar.

Los años de experiencia de El Palasiet en la aplicación de estas técnicas junto al tratamiento farmacológico que sigue el paciente han servido para corroborar que estos tratamientos tienen como resultado la disminución del prurito y la mejora del sueño, así como una mejoría en las recidivas. Todo esto puede contribuir, además, a una reducción en el consumo de fármacos.