+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Vila-real

 

MEDIDA PROVISIONAL

Hacienda suspende el proceso de contratación del bus urbano de Vila-real

El Ayuntamiento hará los cambios que les indiquen si finalmente se estipulan

 

El autobús gratuito ‘Groguet’ comenzó a funcionar en Vila-real hace algo más de dos años como prueba piloto. - Batiste Safont

Sheila Gil
02/01/2021

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC), que depende del Ministerio de Hacienda, falla suspender, de forma provisional, el procedimiento de contratación del servicio público de transporte colectivo urbano de viajeros de Vila-real Groguet. Atiende así la solicitud, mediante sendos recursos especiales, de las empresas Autocares Meseguer y Viajes Massabus contra los pliegos del procedimiento de este contrato, por un presupuesto máximo de licitación de 5.174.512,86 euros, IVA incluido, con una duración de 10 años.

El TACRC apunta en los fundamentos del derecho que, tras analizar los escritos de las compañías, «los perjuicios que podrían derivarse de la continuación por sus trámites del proceso de contratación son de difícil o imposible reparación, por lo que procede suspender provisionalmente este hasta el momento que se dicte la resolución del recurso».

Desde el consistorio indican que, por ahora, no han recibido la notificación oficial de los recursos, aunque insisten en que lo importante es que existe «servicio de autobús gratuito que se presta con total normalidad», subrayan.

«Si han presentado recurso y finalmente nos indican que debemos modificar algún aspecto del pliego, se hará siempre con el objetivo de poder ofrecer la mejor calidad a los ciudadanos, dar mayor estabilidad al servicio y consolidar el transporte urbano y gratuito en Vila-real», informan fuentes municipales.

El pleno aprobó por unanimidad, en octubre, el expediente para la contratación de esta prestación. Las condiciones incluían cuestiones como una flota de dos autobuses y dos de reserva, adaptados y de base ecológica.

También se apuntaba a un sistema de ayuda a la explotación, seguimiento a través de nuevas tecnologías y puntos de información para los usuarios. Y contemplaba necesariamente y como mínimo las dos líneas actuales, además de otros servicios adicionales habituales como el bus especial de Todos los Santos, el servicio a la Universitat Jaume I mientras no lo implemente el Consell, el autobús de la marcha o el refuerzo de la línea hasta el Termet en verano.

El bus empezó a circular hace algo más de dos años como «un programa piloto que se ha demostrado necesario y eficaz», defienden desde el equipo de gobierno. «Queríamos comprobar primero cómo funcionaba y el resultado está ahí.

La gratuidad de Groguet nos ha servido para cambiar la cultura de la gente, con datos de uso y evolución muy satisfactorios», agregan, a la vez que destacan la «vertiente social», al permitir un acceso en condiciones de igualdad a todas las personas.