+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Vila-real

 

ACUDIERON REPRESENTANTES DE XÀTIVA, TAMBIÉN SOCARRATS

Marcha cívica por la memoria

Un acto a caballo entre la reivindicación y el ambiente festivo rememora la quema de Vila-real a manos de las tropas borbónicas en 1706, en la que murieron más de 250 personas en una sola tarde

 

VILA-REAL
15/01/2017

Numerosos vecinos, miembros de la Associació Cultural Socarrats y representantes institucionales de Vila-real participaron ayer en la marcha cívica que conmemoró el 311º aniversario de la quema de la villa, que tuvo lugar el 12 de enero de 1706, en el transcurso de la llamada Guerra de Sucesión.

Como novedad, asistieron varios representantes del Ayuntamiento de Xàtiva, ciudad que también fue arrasada por las llamas durante el asalto de las tropas que defendían la llegada al trono de Felipe V, así como de su Muixeranga. Es el primer encuentro que se produce entre ambas localidades tras el inicio de las conversaciones para llegar a un hermanamiento.

El desfile fue una muestra de reivindicación y ambiente festivo. Así, tras salir a las 19.00 horas de la sede de Socarrats, situada en la calle Carlos Sarthou, los asistentes se dirigieron al cruce entre los viales Pere III y Major, donde les esperaba una primera teatralización a cargo de los Miquelets del Regne de València. Vestidos con los atuendos habituales de estas históricas tropas irregulares, realizaron una sonora recreación de salves con sus trabucos, y formaron ante el público.

Espectáculo y discursos

Posteriormente, ya en la plaza de la Vila, fueron recibidos por otro grupo de Miquelets y por las muixerangues de Castelló y Xàtiva, que al ritmo de la música popular valenciana elevaron sus castillos humanos ante la aprobación del público, que estalló en aplausos cuando lograron desmontar la formación.

La marcha acabó en la Torre Motxa, donde tuvo lugar el acto institucional, presentado por la periodista Gloria Castellote y que finalizó con una ofrenda floral por los más de 250 vila-realenses fallecidos en una sola tarde.

El presidente de Socarrats, Fermí Font, afirmó que la mayoría de muertos en 1706 eran civiles que «resistieron el asedio de las tropas borbónicas». Estas, tras apostarse en Santa Quitèria, consiguieron entrar en la ciudad por la conocida como puerta de Castellón, en la zona norte.

Font añadió que el número de víctimas «aún es más espectacular si tenemos en cuenta que en aquella época tan solo vivían en Vila-real unas 3.000 personas».

Socarrats y el Ayuntamiento, organizadores del acto, entregaron a los asistentes unos dípticos con información sobre el conflicto, en el que la mayoría de territorios del Reino de Valencia se posicionó a favor de Carlos de Austria, que prometió respetar los fueros. Tras la victoria de Felipe V, estas leyes propias fueron suspendidas.