+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL OBISPO PRESIDE LA RECEPCIÓN

La reliquia de San Antonio desborda el fervor popular

Esta es la segunda vez que el busto con los restos del santo visita España

 

Cientos de fieles acompañaron al obispo de la diócesis, Casimiro López Llorente, en la recepción ayer por la tarde del busto-relicario de San Antonio. - BATISTE SAFONT

Cientos de fieles acompañaron al obispo de la diócesis, Casimiro López Llorente, en la recepción ayer por la tarde del busto-relicario de San Antonio. - BATISTE SAFONT

JOSEP CARDA
10/06/2018

La parroquia de Sant Francesc de Vila-real se quedó literalmente pequeña ayer. El motivo no fue otro que la devoción y el fervor desatado entre los fieles antonianos, y en la ciudad en general, por la llegada de uno de los bustos relicarios de San Antonio de Padua, que se custodian los Frailes Menores Conventuales en la basílica paduana en la que reposan los restos del santo.

Se trata de un hecho histórico para Vila-real, la provincia y la Comunitat Valenciana, por cuanto esta es la primera vez que se recibe uno de estos bustos-relicarios --concretamente, el que guarda el aparato vocal--; e, incluso, el elemento devocional solo ha estado una sola vez en España, en concreto, pasó por Bilbao y Madrid en el año 2016.

El obispo de la diócesis de Segorbe-Castellón, Casimiro López Llorente, fue el encargado de presidir la bienvenida a la reliquia del fraile franciscano. Unos restos que consisten en el aparato vocal del santo, que se le extrajo durante la exhumación que se realizó en el año 1981, con ocasión de la celebración del 750? aniversario de su muerte.

El busto estará expuesto para venerarse en la iglesia de Sant Francesc hasta el 13 de junio, jornada en que se conmemora la fiesta principal de la Joventut Antoniana que, este año, celebra el centenario de su fundación.

PROGRAMACIÓN // Precisamente, el relicario de San Antonio de Padua llega a Vila-real después de que la entidad social y religiosa de la ciudad, así como la comunidad franciscana local, elevaran la petición a la Comunidad de Franciscanos Conventuales del Monasterio de Arcella, en Padua, donde falleció San Antonio, así como a los responsables de custodiar sus restos en la basílica. «El proceso para conseguirlo no ha sido fácil», afirmaron a Mediterráneo responsables de la Joventut Antoniana de Vila-real.

Entre los platos fuertes de la programación de la festividad de la entidad y de sus 100 años de existencia se encuentra la eucarística del miércoles, 13, que presidirá el cardenal Carlos Amigo, arzobispo emérito de Sevilla, a las 19.30 horas. Una misa en la que no faltará el tradicional reparto de los panets bendecidos, así como la imposición de medallas a los nuevos antonianos.

Y el domingo, 17 de junio, será el arzobispo de Belcastro (Italia), quien presida el oficio religioso que, junto a la posterior procesión, cerrará los actos de las celebraciones festivas de este año.