Imagina que lo has perdido todo. Que tu vida ha quedado completamente vacía. Imagina que el mundo, las personas y el futuro te han abandonado para siempre. Imagina que no te queda nada por lo que vivir. Nada.

Marcelo tiene un plan. Y nada le va a impedir cumplirlo. Pero, en un ascensor que se detiene a cientos de metros sobre el vacío, una extraña desconocida le llevará, sin salir de ese espacio asfixiante, a un mundo de serendipia, emoción y magia para hacer que su vida, a pesar de que el tiempo corra, continúe sin detenerse hacia la verdadera libertad.