Nuestra protagonista, Nina, es una niña curiosa, despierta e irreverente su manera. La obra describe el viaje de Nina cabe la pérdida de su esencia. Es la historia de una niña que se convierte en una muñeca de porcelana como metáfora de la niña “perfecta”.

Irá transformándose en sus encuentros con diferentes personajes que representan el conjunto de la sociedad. Primero, su madre la vestirá de muñeca; después de memorizar las lecciones de la escuela, sus manos acontecerán de porcelana. Finalmente, el beso de un príncipe blanco acabará la metamorfosis de Nina. Pero será su madre quién lo liberará, y ayudará nuestra protagonista a recuperar su música interior.