La Niña que sabía caminar al revés es un personaje muy especial... Conoce los secretos que guarda la Luna, sabe escuchar a las mareas, y suele hablar con los árboles... Pero lo que más le gusta hacer es comer tarta con sus amigos mientras contempla el cielo estrellado. Quizá por eso hace tiempo que aprendió a caminar al revés, para poder tener siempre el cielo bajo sus pies.

Se trata de un cuento boca abajo. Una historia dada la vuelta que quiere invitarnos a contemplar lo que nos rodea desde un nuevo punto de vista. Aquí todo es diferente, y allí donde antes veíamos solamente suelo, ahora quizá podamos ver el cielo.