Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Black box': los sonidos de una caja negra

El filme de Yann Gozlan va, efectivamente, de las cajas negras de los aviones siniestrados, pero su ambicioso relato se fragua en la crítica a la ambición tecnológica de las grandes corporaciones, que son capaces de sacrificar vidas humanas para fortalecer sus imperio

Una imagen de la película 'Caja negra', de Yann Gozlan.

Pierre Niney es un actor francés de semblante curioso y cambiante al que el lector recordará por haber encarnado a personajes reales como el diseñador Yves Saint Laurent, en el filme homónimo, y al hijo del oceanógrafo Jacques Cousteau en ‘Jacques’. En 2015, en ‘El hombre perfecto’, dio vida a un joven que se hace famoso al publicar a su nombre la novela de un escritor recién fallecido. Aquel tenso 'thriller' psicológico alumbrado por las perversiones de Alfred Hitchcock fue realizado por Yann Gozlan, que se reencuentra ahora con Niney en otro 'thriller' de atmósfera y contenido distintos.

‘Black box’ va, efectivamente, de las cajas negras de los aviones siniestrados, pero su ambicioso relato se fragua en la crítica a la ambición tecnológica desmedida de las grandes corporaciones, que son capaces de sacrificar vidas humanas para fortalecer sus imperios. Niney es el apocado pero experto analista capaz de escuchar los sonidos que nadie oye en las grabaciones de una caja negra, discerniendo de este modo los motivos del accidente. Sobre las causas de una tragedia aérea gira este relato algo estirado en el que su personaje, como si fuera un héroe del cine de Michelangelo Antonioni, se enfrenta a la incomunicación e incomprensión generalizada a medida que avanza en su terrible investigación.

Compartir el artículo

stats