Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Yo nunca lloro': conocer al padre

Una muestra poco distinguida de ese nuevo cine europeo que intenta barrer anticuadas nociones de fronteras geográficas e idiomáticas

Una imagen de ’I never cry (Yo nunca lloro)’.

'I never cry (Yo nunca lloro)'

Dirección Piotr Domalewski

Intérpretes Zofia Stafiej, Arkadiusz Jakubik, Kinga Preis

Año 2020

Estreno 17 de diciembre de 2021

★★ 

Entre el cine realista polaco y el cine social representado por Ken Loach, aunque con mayor sentido del humor (negro). Así podría definirse esta película que narra un viaje de ida y vuelta, de Polonia a Irlanda y al revés. Su protagonista es una joven de apariencia fría y ruda que abandona Polonia cuando le comunican que su padre, instalado en una localidad irlandesa, ha muerto en un accidente en la construcción en la que trabajaba. Aunque sabemos que de un modo u otro dejará de cumplirse lo que dice la película, y la distante Ola acabará llorando, en principio no le interesa tanto reconocer el cadáver y traerlo de vuelta a su país como saber si su padre tenía el dinero que le había prometido para comprarse un coche.

Así de lacónica y taxativa comienza la película, pero durante el viaje interior que es todo el relato, con Ola recorriendo todos los estamentos obligados de la burocracia para repatriar el cuerpo, la joven empezará a conocer verdaderamente a su padre y, con ello, por supuesto, conocerse un poco mejor a sí misma. Es pues un filme de conocimiento que comienza con la distancia emocional de una familia y concluye de una forma distinta, aunque bastante temperada. Un filme producto del nuevo cine europeo que intenta barrer nociones antiguas de barreras, fronteras e idiomas, aunque eso no sea suficiente para otorgarle un poco más de entidad ni limar algunas de sus salidas de tono.

Compartir el artículo

stats