El Grau de Castelló suma un nuevo espacio para disfrutar de la brisa marina, Varadero Rice Club, donde es posible vivir una experiencia gastronómica desde la idílica cubierta de un barco. Este recinto hostelero forma parte de Nuevo Puerto Azahar, complejo de ocio y gastronomía con una gran variedad de opciones para todos sus visitantes.

El establecimiento confiere una opción de ocio perfecta para 150 comensales. Su impulsor, el empresario Álvaro Amores, CEO de Giuliani’s Grupo Gastronómico, busca situar a Varadero como un espacio de referencia en lo que respecta a calidad del servicio, por lo que ha incluido a Luis Arrufat como asesor gastronómico. 

El producto es, por tanto, el elemento principal y, a su vez, el hilo conductor de la cocina del nuevo establecimiento. Se apuesta por la 'Nueva tradición', lema del recinto, o en otras palabras, la unión del vanguardismo y las técnicas culinarias más innovadoras con los productos típicos de la 'terreta'.

Identidad marítima

Fruto de esta combinación, Varadero Rice Club ofrece a sus visitantes una cocina mediterránea que cuida al detalle cada una de sus comidas. La especialización de la casa son los arroces, plato distintivo que, a su vez, protagoniza la identidad del recinto.

La carta se compone de platos que unen técnicas culinarias innovadoras con productos de la ‘terreta’. Frank Palace

Entre las opciones de su carta destaca el arrocito de Castellón, una propuesta típica del distrito marítimo. Este plato, en concreto, cuenta con receta especial, inculcada por Miguel Barrera, reputado chef con estrella Michelin, elaborada con los mejores productos frescos de la zona.

Para ello recurren principalmente a la lonja de Castelló de la Plana, situada en la dársena pesquera y con más de 50 años de historia. De esta obtienen cada día los mejores pescados para incluir en sus creaciones culinarias. Así, destacan también otros productos como el langostino de Vinaròs, la alcachofa de Benicarló o la tomata de penjar, otro de sus ingredientes estrella que es 'astro de la tierra' de Alcalà de Xivert. Es la unión de la intensidad de todos estos sabores y su frescura característica lo que consigue diferenciar a la perfección todos los platos, impulsando así los valores de calidad del mismo recinto del Grau de Castelló.

Así, Varadero pretende ahora otorgar un valor a estos productos locales y concordar de esta forma con la estética del recinto, puramente marítima.