Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: todos enfocan a Will y Chris; a Jada, no

El foco, el protagonismo, se ha depositado sobre ellos. Poco a nada sobre ella. No es Will Smith quien merecía los abrazos. Jada Pinkett, sí

El bofetón de los Oscar en ‘Planta baixa’.

Ante la gran noticia del día, el sonoro, contundente y vistoso suceso ocurrido en la gala de los Oscar, o sea, el bofetón de Will Smith a Chris Rock, en el programa ‘Planta baixa’ (TV-3) han entrevistado a Núria Garriga, fundadora de la Asociació A Pelo, al servicio de las personas afectadas de alopecia.

Me ha parecido una entrevista oportuna, perfecta, y absolutamente insólita, porque todos hablan, todas las teles enfocan, a los protagonistas del bofetón, WillChris, pero poca atención le están dedicando a Jada Pinkett, que es quien ha sufrido la burla, la befa, el golpe de ‘humor’, sobre su alopecia, y que ha tenido como consecuencia el bofetón de un hombre contra otro hombre. Núria Garriga ha dicho tres cosas que me parecen imprescindibles sobre este suceso: «1) Bromas sobre mi alopecia, en todo caso las hago yo; pero no permito que sobre mi enfermedad las hagan otros. 2) Todos miran a los dos hombres, nadie a la mujer. 3) Es un caso machista, completamente». Efectivamente. La noche/madrugada en que ocurrió el bofetón lo estaba yo siguiendo en directo a través de Movistar Plus+. Como en los buenos partidos de fútbol, nos ofrecieron varias veces la repetición de la jugada. Y en un momento dado nos dieron también imágenes grabadas durante el corte publicitario que hubo después del golpe. Vimos a varios actores, Denzel Washington entre ellos, acercarse a Will Smith para comentar el lance. Hubo incluso abrazos entre ellos. No vimos –al menos yo no las vi– ninguna imagen de Jada Pinkett recibiendo apoyo. No sabemos si alguien se acercó a ella. Quizá solo alguna otra actriz. Probablemente ningún hombre.

Permítanme seguir cambiando el foco, haciendo algunas preguntas al respecto. ¿Qué hubiera ocurrido si Jada Pinkett fuera la que hubiese dado el bofetón a Chris Rock? La agredida por la befa humorística era ella. Que haya sido su esposo –un hombre– quien se ha erigido en guerrero defensor de su esposa –una mujer– ¿qué lectura feminista tiene? ¿El rol exclusivo del macho es la acción? Cuando Will Smith le advierte, airado, a Chris Rock: «Quita el nombre de mi mujer de tu puta boca», ¿es un deje de superioridad posesiva de género? Son preguntas que creo convenientes.

El foco, el protagonismo, se ha depositado sobre ellos. Poco a nada sobre ella. No es Will Smith quien merecía los abrazos. Jada Pinkett, sí.

Compartir el artículo

stats