Anabel, la tarraconense que ha ido en busca del amor a First Dates lo tiene muy claro, tan decidido que ha dejado sin palabras a Lidia Torrent este miércoles expresándole sus condiciones para que acertaran con la cita y, así, no abandonar el restaurante de Cuatro. A Lidia Torrent también le ha sorprendido otra cosa de la participante, el tatuaje del pecho, una telaraña bien grande. “No es el único que llevo”, y le ha enseñado el resto ubicados en distintos lugares del cuerpo.

Lidia Torrent, confundida ante las palabras de Anabel. Cuatro

"No me gustaría cenar con un Mozo de Esquadra, un Policía o un Guardia Civil. Y hombres con camisa, tampoco. No me gustan y mi personalidad no encajaría con una persona así", ha revelado Anabel. Y ha subrayado: "Cuando veo a un hombre me tiene que apetecer besarlo, si no me apetece, nada. Para mí es más importante un beso que un polvo, así de claro lo digo".

La soltera ha avisado a Torrent y a Matías Roure sobre que no quería compartir mesa con un policía nacional, un ertzaina ni un guardia civil además de con un hombre en camisa, a lo que Roure, se ha despedido, ya que él sí llevaba una y ha entrado su cita. Luis, el soltero que busca el amor, entra por la puerta para conocer a Anabel, y Torrent se queda tranquila al ver que no lleva camisa.

Anabel confiesa que no quiere tener una cita con un hombre sin camisa, Lidia Torrent se queda perpleja y Matías Roure se despide y se va. Cuatro

No obstante, la reacción de Anabel no ha sido la misma. “Tampoco soporto los jerséis de punto”, ha confesado tarde la soltera. Luis se ha quedado alucinado y tenía claro que no iba a funcionar. “Tú también llevas punto, aunque sea un vestido”, le ha recordado Torrent a la participante. Por tanto, Anabel ha quedado retratada y, aun así, quería justificarse: “Me lo he comprado para venir aquí, pero no me lo voy a poner más”. “Luis ha hecho exactamente lo mismo”, responde Torrent.

Te puede interesar:

Luis, el hombre que Anabel considera guapo, pero que no cumple con sus expectativas por llevar jersey de punto. Cuatro

La pareja sabía que la cita no iba a acabar como querría, pero ha intentado seguirla y no plantarse. Luis considera que la soltera no le daría la calma que necesita y que no había feeling. “Les he pedido que no quería un hombre guapo, esto no lo he pedido”, ha desvelado Anabel. Han acabado bromeando entre risas.