Complicados momentos para José Ortega Cano que, haciendo oídos sordos a las controvertidas declaraciones sobre su matrimonio que ha hecho Ana María Aldón en televisión, sigue negando que exista ningún tipo de problema en su matrimonio y confiesa que no entiende la saña que hay contra su persona.

Aunque la gaditana le ha pedido públicamente que le de su sitio y que disfruten de la vida porque ella quiere sentir que le hace feliz su relación —desvelando que el torero está ausente, triste y más lejos de ella desde que se emitió la docuserie de Rocío Carrasco— las cosas no han cambiado en la pareja.

Y es que a pesar de que Ortega y Ana María asistieron juntos al bautizo de la hija de unos amigos en Andalucía —momento del que la colaboradora presumió en sus redes sociales, intentando ahuyentar las voces que apuntan a que su separación es inminente— la pareja regresó por separado a Madrid y, aunque su presencia estaba confirmada en la presentación de los nuevos carteles de la Feria de San Isidro, la gaditana prefirió quedarse en casa y el diestro acudió al acto acompañado por Gloria Camila.

Afectado por todo lo que se ha dicho sobre él y sobre su matrimonio en los últimos días, Ortega Cano evitó posar para la prensa y protegido en todo momento por su hija, conseguía pasar desapercibido durante la gala en la que llamó poderosamente la atención la ausencia de Ana María.

Cansado de los rumores de crisis que han sacudido a su matrimonio con Ana María Aldón después de que la andaluza se sincerase en 'Viva la vida' reclamando públicamente al torero que disfruten de la vida y que le dé su sitio, José Ortega Cano rompió su silencio y sentenció que él y su pareja no estaban separados y los rumores eran totalmente falsos. Pese a la insistencia ante las cámaras de encontrarse bien en estos momentos, todas las fuentes entorno al torero parecen señalar lo contrario. Así lo ha desvelado también Rafa Mora, que también ha cuestionado las afirmaciones de Aldón sobre el apoyo que su marido le estaba brindando, ya que afirmaba que él no entendía muy bien el tiempo que Aldón había necesitado tomarse. Las palabras del colaborador de Sálvame con respecto a Ortega Cano han sido: “El maestro en un momento rompe a llorar como si fuera un niño” y está “muy triste, muy desesperado con la situación que está viviendo”.

El torero ha declarado ante la prensa de Sálvame: "Me vais a matar", cosa que no ha parecido gustarle a Kiko Jiménez, tras enterarse de que el diestro concederá una entrevista cobrando en la cadena de Mediaset. "Aclárate Ortega, ¿te vamos a matar o vas a participar?", indicó, lo que arrancó los aplausos del público.