Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estreno

'Los Bridgerton 2': otro glamuroso baile de parejas en un Londres que nunca existió

Hablamos con Jonathan Bailey, Simone Ashley y Charithra Chandran, actores principales de la nueva temporada de la segunda serie más vista en la historia de Netflix

Charithra Chandran, Simone Ashley y Jonathan Bailey, los nuevos actores principales de ’Los Bridgerton’.

Hace solo unos días saltaba la noticia: Chris Van Dusen, el guionista al mando de 'Los Bridgerton', dejaba su puesto de 'showrunner' para buscar nuevos horizontes como creador. Puede parecer un movimiento apresurado, pero ¿qué más puede lograr Van Dusen con esta serie? Al fin y al cabo, hablamos de la segunda serie más popular en la historia de Netflix, solo por detrás de 'El juego del calamar'. Un fenómeno cultural que convirtió a los desconocidos Phoebe Dynevor y Regé-Jean Page en estrellas y que podría hacer lo mismo con los actores principales de la segunda (Netflix, viernes, día 25): Jonathan Bailey, Simone Ashley y Charithra Chandran

Al primero ya lo conocimos en la temporada inaugural, aquella inmersión colorida y lúdica en un Londres de la Regencia que nunca existió: uno donde, al contrario que en las novelas románticas originales de Julia Quinn, la gente de color participa en la alta sociedad y puede tener título nobiliario. En la primera temporada, Daphne (Dynevor), nívea hija mayor de la familia Bridgerton, se involucraba en un complicado romance con el encantador y negro duque de Hastings (Page). En la segunda, el hijo mayor, Anthony (Bailey), entabla un curioso triángulo amoroso con dos medio hermanas, Kate y Edwina Sharma (Ashley y Chandran), llegadas desde la India para la temporada de mercado matrimonial. O, para ser concretos, dar con un marido para Edwina. 

En la nueva temporada, todo sigue siendo observado y narrado por (en la versión original) Julie Andrews, voz en off engañosa de Lady Whistledown, esa Gossip Girl decimonónica cuya identidad resultó ser más juvenil de lo que creíamos. Quienes busquen el clima calenturiento de los primeros episodios, quizá queden decepcionados, pero siguen ahí algunos otros ganchos, además de Whistledown: las intrigas de alta sociedad; los bailes majestuosos al son de hits pop arreglados para cuarteto de cuerda; las lujosas localizaciones reales; ese toque mágico de la productora Shonda Rhimes ('Anatomía de Grey', 'Scandal') que todo, o casi todo, lo hace adictivo. 

La cabeza y el corazón

En nuestra charla virtual, Jonathan Bailey avisa que, de hecho, cada temporada será "una historia muy distinta". Y esta adaptación de 'El vizconde que me amó', segundo libro de la saga, es ante todo una reflexión sobre la difícil comunión entre cabeza y corazón, sobre cómo ser fiel a uno mismo y los deberes familiares en una sociedad encorsetada en más de un sentido. Si Anthony quiere casarse, no es tanto por amor como por deber. De hecho, prefiere dejar el amor fuera de la ecuación: recuerda a la perfección cuánto lloró su madre, Lady Violet (Ruth Gemmell), por la muerte de su padre.

"Nos encontramos con Anthony -explica Bailey- en un momento bajo de su vida. Ha perdido la esperanza y la fe en sí mismo. Creo que busca mujer puramente por cumplir con sus responsabilidades como primogénito y vizconde. Algunos 'flashbacks' muestran el trauma por el que ha pasado. Creo que es una forma interesante de observar a los galanes románticos evasivos al estilo del Sr. Darcy [de 'Orgullo y prejuicio', de Jane Austen]. La serie analiza ese arquetipo y trata de ver la humanidad que hay detrás".

Ya sin las mismas patillas de hacha, el cotizado partido llama la atención de Edwina, pero su medio hermana trata de quitárselo de la cabeza después de oír al vizconde hablando de las mujeres como si solo sirvieran para tener hijos. Tras algunos enfrentamientos verbales, Kate también empieza a interesarse por el vividor. 

"Más colorida literalmente"

Para Bailey, 'Los Bridgerton', segunda temporada, es una rara oportunidad de tener protagonismo en televisión. La última vez que llevó una serie sobre sus hombros fue cuando hizo de Da Vinci adolescente en 'Leonardo', hace más de una década. "Sentí cierta presión, sobre todo porque los libros son muy queridos. También por mí. Más adelante, la presión recaerá en otros: esta serie es única porque cambia de protagonista en cada temporada". Hay en marcha también un 'spinoff' centrado en la reina Charlotte, interpretada en la serie por la actriz británica de origen guyanés Golda Rosheuvel

Británicas de ascendencia india, Ashley y Chandran se sienten orgullosas de formar parte de un reparto multicultural. Dice la primera: "De ese modo, todo el mundo se puede identificar y verse como parte de una historia increíble. Es importante representar a las minorías en la industria y seguir teniendo esta conversación. Lo ideal sería poder sentarnos aquí dentro de unos años sin tener que hablar sobre el tema". Chandran completa la idea en términos más sensualistas: "Creo que así la serie es más bonita de mirar. Es más colorida literalmente". 

Sensualismo y hedonismo son clave en esta serie, pero eso no significa que 'Los Bridgerton' carezca de ideas intelectuales. Poco antes de terminar, Chandran explica la importante lección que aprendió: "Siendo Edwina entendí que a veces, sobre todo siendo mujer, hace falta mucha valentía para ponerte a ti por delante de cualquier otra cosa. Y ese instinto de autoprotección debería elogiarse en las mujeres".

Compartir el artículo

stats