El día menos pensado nos despertará la noticia de que Hugo Chávez fue derrotado y una junta de militares encabeza el nuevo proceso de reconstrucción democrática en Venezuela. Perseguirán como alimañas a los chavistas y les confinarán en cárceles secretas en las que pasarán a engrosar las listas de detenidos desaparecidos, y todos seremos muy solidarios con ellos.

La derecha, recuperada su capacidad de corrupción y el irrenunciable negocio petrolero, vendrá a hacer turismo en nuestras playas y cuando le preguntemos por los derechos humanos dirá que no sabe nada, que todo es una patraña del marxismo internacional y que los milicos no hicieron otra cosa que responder a un llamado de la patria. ¿No les recuerda una canción ya requetetocada?