os directivos de las grandes empresas de turismo españolas reunidos en Marina d´Or dejan claras dos cosas: que Castellón no está en los circuitos turísticos habituales y que si quiere estar debe dar algo más que sol y playa. Es el viejo debate, nunca resuelto hasta ahora.

Ellos hablan de ocio, de ocupar el tiempo de las vacaciones. De entretenerse. Y claro, hablan de golf, de deportes náuticos (no hablan de atractivo cultural, porque dicen que Castellón no los tiene) y de turismo de la naturaleza. Pues hoy, en la provincia de Castellón, poco hay que ofrecer en estos campos, a no ser las excursiones al interior de la provincia.

Por eso es necesario que de una vez se pongan en marcha todos los proyectos que hay en la provincia para construir campos de golf. No es entendible cómo se aplaude el crecimiento industrial y se ponen peros al desarrollo del turismo. Campos de golf y otros focos de ocio, aeropuerto, hoteles y apartamentos, una mesa de cuatro patas para atraer turistas. chimo

e entrada, un aplauso para Chimo Roca por darle la vuelta a su partido original (Unión Valenciana) para convertirlo en Unión de Castellón. Pero gobernar no sólo es cuestión de frases y buena voluntad. Debe haber todo un modelo político.