Perteneciente desde hace 37 años al cuerpo de funcionarios de la Escala Técnica de Tráfico, Carlos Muñoz-Repiso (Madrid, 3-9-1941), director general de Tráfico desde el 31 de mayo de 1996, es quien más debe saber en España sobre la prevención de los accidentes de carretera. Sin embargo, el trágico balance del último puente de la Constitución es de 76 muertos, 13 más que en el 2002.

Cierto es que las circunstancias meteorológicas fueron adversas en muchas comunidades y algunos conductores no observaron la aconsejada prudencia, pero resulta evidente que no se supo hacer llegar el mensaje preventivo ni se pusieron los precisos medios correctores.

Muñoz-Repiso, licenciado en Derecho e hijo de un antiguo director de la Jefatura de Tráfico, ha tenido una ascendente carrera dentro de la especialidad viaria. Pasó por varios servicios, fue subdirector general de Personal, redactó varias modificaciones del código de circulación y promueve nuevas medidas de seguridad vial que pueden entrar en vigor a principios del 2004. Muy dispuesto a hacer declaraciones que conciencien a los ciudadanos respecto a que los accidentes de tráfico pueden reducirse, el 20 de enero del 2002 le dijo a la periodista Olga Pereda: "El gran problema del tráfico es que se acepta como normal el número de muertos". Pues, ahora, no se pasa por alto tanta desgracia.