Desde que por instrucciones superiores se ha vuelto a activar la orden de moción de censura contra el gobierno de Benic ssim, mucha gente nos traslada su opinión y sus sentimientos. Tiene mucho de gratificante percibir esa gran corriente humana de solidaridad y afectos. Una corriente que trasciende las ideologías y los partidismos. Precisamente por ello estamos entregados a la gestión y a desplegar con lo mejor de nuestro talento y la mayor de las pasiones por Benic ssim nuestro proyecto de progreso. No hay otro camino.

Hace un año activamos un cambio basado en tres pilares que nos definen. En primer lugar la restitución de la soberanía municipal en la decisión de nuestro futuro como ciudad. Quiero decir con toda claridad que en este año ni el caciquismo provincial ni los poderosos que no pasan por las urnas pero tienen vocación de mando han pintado nada en Benic ssim. En esta ciudad se ha gobernado desde su Ayuntamiento y no por control remoto. Hemos preservado el valor de la democracia y la dignidad municipal como baluarte de todas las decisiones. Aquí no ha mangoneado nadie, ni nos hemos casado con nadie ni hemos bajado la cabeza ante nadie. En segundo lugar, la oxigenación democrática del gobierno. El tripartito puso en marcha los presupuestos participativos, la intervención directa de los vecinos en los plenos, el Foro Cívico del Urbanismo, el Consell de la Dona y el diálogo como esencia de las nuevas formas de hacer política. Durante un año hemos superado todas las encrucijadas, papeletas y papelones que se le pueden presentar a un gobierno. Aún desde nuestra cacareada minoría hemos aprobado puntuales los presupuestos, las ordenanzas fiscales, modificaciones de planeamiento, el convenio plurianual de personal, modificaciones de crédito y toda clase de mociones. ¿Cómo? Amén de la capacidad de diálogo, sostenemos una explicación al respecto: Situar los intereses generales como prioridad de nuestra agenda dificulta que se tuerzan los propósitos de un gobierno. Y, en tercer lugar y como desarrollo del punto anterior, nuestra gestión descansa en una serie de objetivos cuya ejecución o ya es realidad, o lo está siendo o lo será. A saber, este mes comienzan las obras de la Escuela Infantil (0-3 años), los pliegos de condiciones para contratar la construcción de la piscina cubierta están listos, logramos la gratuidad de los libros de texto, recuperamos la Torre Sant Vicent y el parque adjunto, recuperamos las duchas en las playas, recuperamos la venta directa de billetes en la estación, hemos impulsado mejoras e innovaciones en el transporte público, estamos remodelando como gran aparcamiento público el entorno de la vieja estación y mejorando la permeabilidad entre los dos ámbitos separados por el viejo trazado. El diseño del futuro Bulevar ha ganado un Concurso Internacional de Ideas. Se han encauzado grandes tramos de colectores para evitar inundaciones, renovado alcantarillados y asfaltado 30.000 metros cuadrados de calles. Se ha remodelado la depuradora para mitigar los olores. En contratación tenemos los proyectos de la nueva Comisaría de policía en la vieja estación, el nuevo Archivo municipal, la Casa de la Juventud y la remodelación de la Sede de la Tercera Edad. Insisto, ya en contratación. La programación cultural transpira calidad y belleza. En cartera, muchos proyectos más a favor de todos los sectores sociales. A punto de recibir el material de la Radio Jove y los módulos prefabricados para los patinadores. Hemos puesto muchos recursos sobre la mesa para proteger el Desert y también el humedal del Cuadro de Santiago. Hay mucho más pero no quiero cansar. Sabemos que lo mejor está por llegar. Todo ello congelando impuestos y bajándolos para las familias numerosas y hosteleros que desestacionalicen sus negocios.

La moción no nos importa en lo personal. Nuestro apego al cargo es nulo. Los ciudadanos de Benic ssim lo saben. Tuvimos la oportunidad de consolidarnos y la desestimamos porque no todos somos iguales en política (esto --me dirijo a quienes ahora afiláis vuestras intenciones-- lo sabíais y os aprovechásteis de nuestra... previsible candidez). La moción es aritmética y legalmente viable. Punto. Nada que objetar. Tranquilos. Sólo un mensaje. Decid cualquier cosa, construid pruebas falsas pero, por favor, no digáis como excusa que el tripartito no gobierna. Ánimo, a ver si esta vez lo lográis.