Picante y con un pellizco para los concejales de Vila-real en materia de Medio Ambiente, Ana Martín, y de Servicios Públicos, Manuel Mezquita, por no responder a las peticiones de los vecinos del extremo oeste de la calle San Manuel. Aseguran sufrir las molestias de polvo y ruidos, así como la presencia de ratas y culebras que surgen de los solares abandonados.