Tras las elecciones en el País Vasco, el Ibarretxe se pavonea con aire triunfador ¡hay que seguir con el Plan adelante! Si quiere enfrentarse a 25 millones de españoles con derecho a voto, debe medir sus fuerzas, sólo cuenta con 642.062 votos, el 2,56%, sumando PNV y EHAK, y los pistoleros. Sin pistoleros atemorizando al personal, no ganaría ninguna elección. 400.000 vascos y sus familias, han salido huyendo, amenazados por pistolas, bombas y extorsiones y no pueden votar. Si votaran, PNV y EHAK no tendrían la mayoría, sino los partidos constitucionalistas. ¿Acaso cree este traidor a la única Patria donde nació y vive, España, que si hubiera libertad, iba a ganar elecciones? Los no nacionalistas salen a la calle con chalecos antibalas y con escolta; cambian constantemente el itinerario; nunca encargan mesa en un restaurante a su nombre; por si explota, no suben en su coche a sus hijos, que llevan pegadas, en la cartera, las fotos de los terroristas que pueden secuestrarles, para salir corriendo si ven alguno. Este presuntuoso cobarde, que no necesita escolta, se vale de totalitarismo ideológico. El que no piensa como ellos ¡fuera del País Vasco!

La única solución para tan hermosas provincias, antes de tomar cualquier decisión, es vencer al terrorismo totalmente. Cuando hayan desaparecido, contaremos cuántos independentistas quedan y veremos si el cobarde y traidor Ibarretxe tiene suficientes votos para mantenerse en el Parlamento Vasco o si lo han relegado al trastero de los cachivaches viejos y las vergüenzas familiares.

Ayer hizo 50 años que falleció en Princeton, USA, Albert Einstein, judío alemán, Premio Nobel de Física, el científico más importante del S. XX, que salió por piernas huyendo de los nacionalistas alemanes. Dijo: "el nacionalismo es una enfermedad infantil, es el sarampión de la humanidad"; pero "el mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad".

Cualquier concesión, cualquier guiño, cualquier sospecha de pacto que pueda haber, no sólo con ETA, sino con cualquiera del entorno Batasuna, es un grave error. ZP, mal gobernante y clásico socialista, se equivoca de medio a medio hablando de nuevo estatuto y de referéndum. Ha cometido un grave error no impugnando la candidatura EHAK, dando fuerza y presencia a los pistoleros. Se equivoca totalmente, pensando que así traerá la paz al País Vasco. Aunque se siente a hablar, no cederán y, si cede él, sería su gran error ¡el último! Los españoles no perdonaremos.

ZP es la mayor amenaza que tiene España. Ese grupo de encapuchados pistoleros que ponen bombas, no tienen otro destino que su derrota total, su abandono de las armas y purgar en la cárcel sus delitos. Ibarretxe y los suyos, no son nadie, cuenta con 463.873 votos, el 1´8% de los votantes españoles. Puede pensar y desear lo que se le antoje, pero desde siglos está configurada España y al resto de los españoles no nos da la gana ceder, queremos mucho a nuestra patria. En todo caso esos 463.873, si quieren, pueden irse, de paso volverán a los que se fueron amenazados por las pistolas. Si a ZP le interesa más perpetuarse en la Moncloa que defender España, es muy posible que nos vuelva a poner en la misma situación que su partido puso a España en el 1.934, cuando se echó a la calle, se levantó contra la República y sus aliados del ERC declararon el Estado Catalán.

Mariano, jefe pepero, también debe tener en cuenta que hay que hacer algo más que pegar continuos rapapolvos en los debates que se celebran en las Cortes. Hay que concienciar a la inmensa mayoría de los españoles de lo que no se puede consentir y que no hay que tener miedo. Si hay que romper la baraja, se rompe, si no hay que tener consenso en nada, no se tiene, pero que las cosas queden diáfanas. Con los terroristas no se pacta. Con los independentistas no se cede. Nunca.