Los vehículos aparcados en doble fila en las calles de Castellón son una constante. Si, encima, se trata de la calle Herrero, vía clave en la circulación rodada urbana en sentido sur-norte, el caos puede ser total. Y es que la sede de Correos situada allí incita a muchos ciudadanos a dejar el vehículo en doble fila durante un rato para acceder a la oficina y certificar una carta o recoger el paquete de turno.