Las cifras sobre la aplicación la epidural durante el parto vuelven a demostrar que apenas se ha avanzado nada en este aspecto en los hospitales de Castellón. Cuatro de cada 10 mujeres que los solicitan siguen sin ser atendidas mientras dan a luz con esta anestesia, cuyo objetivo es reducir los dolores de la madre durante el alumbramiento.

Según datos facilitados por la Conselleria de Sanidad, el 25% de las parturientas no son aptas para recibir la epidural o han manifestado su deseo de que no se les aplique. Sin embargo, la gran mayoría de las madres que paren en los hospitales públicos castellonenses ven frustrada su petición por la falta de medios que disponen los centros, básicamente por la ausencia de anestesistas cualificados para aplicar este método.

Pero aunque la última denuncia salía de boca de una diputada socialista, esta es una vieja reivindicación de la sociedad castellonense, como se demuestra en la multitud de ocasiones que, durante los últimos años, este periódico ha recogido las demandas efectuadas desde diferentes colectivos, sobre todo si se compara con la atención sanitaria recibida en otras comunidades.

Todos y cada uno de los consellers que han pasado por este departamento del Gobierno valenciano se han comprometido a solucionar el problema con inmediatez cada vez que han sido preguntados, pero, hasta la fecha, ninguno ha conseguido incrementar sensiblemente la cantidad de anestesistas.