Querido lector:

Tras mi columna de ayer --en la que mencioné algunos nombres de candidatos de los dos partidos mayoritarios-- varios amigos me han pedido detalles sobre algunos nombres concretos. Por ejemplo, el del candidato socialista en Vila-real, Benlloch, que se enfrentará al candidato popular y actual alcalde Manuel Vilanova, teniendo como testigo no mudo y sí muy interesado a Maria Gr cia Molés, del Bloc, que desea convertirse a todas luces y lícitamente en más que bisagra electoral y que hasta ahora se ha aliado siempre con el ganador, es decir, con Manuel Vilanova.

Benlloch es joven, políticamente ambicioso, heredero orgánico del sempiterno exalcalde Enrique Ayet --aunque no tan zorro político como él, ya que la experiencia es un grado-- que ha sabido ganarse a una agrupación local desarticulada tras varios experimentos fallidos en la transición de Ayet, que ha contado con la ayuda entre otros de Paco Valverde, también hombre de Ayet, y que se sabe en una ciudad --la segunda de la provincia-- importante y con entidad para que no sea dominada fácilmente por el aparato desde Valencia.

De esta guisa, para su futura elección como candidato ha jugado fuerte frente al encargo efectuado por la Ejecutiva autonómica a Enrique Navarro y Vicent Frías de establecerle una oposición interna intelectual, más madura e incardinada en la sociedad villarrealense que lo descartara como alcaldable. Benlloch, con encuesta de encargo incluida, les ha ganado la partida.