Los bancos que hay entre la plaza Hernán Cortés y la plaza Borrull de Castellón, junto a la parada de autobuses de donde parten las líneas de Burriana, Almassora y Vila-real, están totalmente deteriorados. Sucio, este mobiliario urbano ofrece una imagen lamentable de una de las zonas más céntricas de la ciudad. Es una pena que los ciudadanos no cuiden el material y también que el consistorio no lo reponga.