Vecinos de la calle Prim de Castellón han emitido sus quejas porque el solar que se aprecia en esta imagen está mal cercado y, cada dos por tres, la valla cae al suelo. Aunque en esta ocasión la protección ha caído hacia el interior del descampado, por lo visto, en otras situaciones ha cubierto parte de la acera y los residentes dicen que supone un peligro. Este problema se repite en otros solares y obras de la ciudad.