La semana pasada comentaba que los profesionales de la atención primaria en sanidad no pueden más y así se lo hacen saber al conseller, con mensajes que le remiten indicándole cual es su situación: precariedad laboral, saturación, bajos tiempos de consulta, presión profesional, enfado de los pacientes, estructuras en muchos centros deficitarias... Todo esto lamentablemente no es una exageración, es el día a día en muchos centros de atención primaria, que se ven desbordados por la presión asistencial y que se están encontrando con una falta de respuesta por parte de la Conselleria y del Gobierno valenciano.

Me comentaban hace unos días que se está tardando hasta una semana en dar una primera visita para el médico de atención primaria. La consecuencia de éstos tiempos inadmisibles son la derivación a urgencias de los pacientes, con lo cual evidentemente se saturan dichos servicios, ya de por sí con una sobrecarga de trabajo importante y con un déficit de profesionales clamoroso. Los responsables de ésta situación, evidentemente, son aquellos que no toman las decisiones pertinentes, es decir la Conselleria y el Gobierno valenciano.

Otra de las posibilidades, ante las esperas, es que los usuarios acudan a la sanidad privada, esto a los dirigentes del PP no les importa. Parece clara su decisión, en cuanto al modelo de gestión que están propiciando, de apoyo hacia la privatización del sistema sanitario público.

Creo sinceramente que esta deriva del PP supone una mayor ineficiencia del sistema, introduce el mercantilismo en la sanidad pública, eleva la salud a un bien de consumo más, deslegitima los servicios públicos de salud al marginar la participación de los ciudadanos y vulnera la equidad en el acceso de los profesionales al sistema sanitario, esto entre otras razones.

La OMS, ante éste tipo de servicios, indica que la iniciativa privada es más cara, porque el dinero público sirve para financiar los mayores costos financieros que soportan las empresas privadas y el reparto de dividendos de los accionistas. Todo esto al PP parece que le da igual.

Desde el Partido Socialista defendemos una sanidad pública, universal, equitativa, eficiente y solidaria.

Diputado autonómico del PSPV