Lo han dicho los técnicos de Fomento. La opción impulsada por el Ministerio para el tramo de la variante de la N-340 entre Castellón y Benicàssim es la más racional, la que menos impacto genera sobre el territorio, la que respeta escrupulosamente los parajes de la Magdalena y de les Agulles de Santa Águeda y la que no impide el crecimiento de Benicàssim.

Como representante del Gobierno de España en esta provincia lo he repetido en innumerables ocasiones, y ahora han sido el jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado del Ministerio de Fomento en la Comunitat Valenciana, José Vicente Pedrola, y el ingeniero jefe Vicente Ferrer, quienes lo han dejado meridianamente claro: la opción 1-D es inocua para el paraje de la Magdalena. Al fin y a la postre, el Gobierno de España es también el Gobierno de las ciudadanas y de los ciudadanos de Castellón.

Tal como se ha podido ver estos días en las imágenes que han publicado diarios y televisiones la nueva carretera N-340 convertida en autovía de cuatro carriles irá totalmente pegada por el oeste a la autopista. Ambas pasarán por debajo del puente de acceso a la Magdalena. La AP-7 siempre lo ha hecho y en el futuro también lo hará la nueva N-340.

Por lo tanto, no existe afección de ningún tipo al paraje, porque la carretera pasará a unos 250 metros de ella y porque, una vez terminadas las obras, la vista desde la ermita habrá mejorado incluso gracias a las pantallas vegetales que se instalarán para que no se aprecien las carreteras bajo el puente. Ahora desde la Magdalena se ve la autopista; con esas pantallas, no se verá ni la vieja ni la nueva infraestructura.

Además, el Ministerio de Fomento está dispuesto a incorporar al proyecto otras mejoras que puedan ser sugeridas por el Ayuntamiento de Castellón, porque de lo que se trata es de que nuestra tierra obtenga los mayores beneficios de esta actuación. Yo creo que ha llegado el momento de aparcar las polémicas estériles que no conducen nada más que a la confusión de la ciudadanía. Si los técnicos vienen diciendo desde el 2003 que esta es la mejor opción; si esta era la opción defendida por unanimidad de todos los grupos representados en el Ayuntamiento de Castellón desde el principio; si se ha demostrado que no produce afección alguna sobre el paraje de la Magdalena, ¿qué sentido tiene seguir polemizando sobre el particular?

Tampoco me parece serio que se levanten infundadas sospechas sobre los argumentos que ofrecen los técnicos del Ministerio de Fomento. Máxime si esas dudas se plantean desde criterios de apreciación subjetiva sin fundamentos técnicos. Los ingenieros de la Demarcación de Carreteras del Estado en la Comunitat Valenciana se dedican a planificar carreteras y a estudiar sobre el terreno la forma de construirlas con el mínimo impacto atendiendo a las observaciones de instituciones y ciudadanos. Así lo han hecho en este y en muchos otros casos. ¿Por qué hemos de poner en duda su honestidad profesional?

Les aseguro que el Gobierno de España que preside José Luis Rodríguez Zapatero tiene el firme propósito de seguir adelante con esta infraestructura, durante tanto tiempo anhelada por la ciudadanía, y a todas luces necesaria para mejorar la conectividad, la competitividad y la seguridad vial de la Plana Alta.

Todos sabemos que es una autovía necesaria que debería haberse ejecutado antes. Por ello estoy convencido de que, por responsabilidad y por lealtad a la ciudadanía, no deberíamos seguir poniendo obstáculos a este proyecto.

Subdelegado del Gobierno en Castellón