Faltan fechas y plazos. Y desde luego, muchas otras cosas, como una dotación presupuestaria ambiciosa para poder realizar un proyecto de la trascendencia y la envergadura que merece una infraestructura como el tren de alta velocidad AVE hasta Castellón. Pero la única realidad es que, a día de hoy, y después de muchos años de falsos anuncios por parte del Gobierno socialista, los castellonenses no sabemos cuándo vamos a tener AVE, mientras vemos cómo otras provincias próximas y directamente competidoras sí que disfrutan ya de esta infraestructura, o al menos tienen la previsión de cuándo va a estar operativo.

Cuando el Partido Popular presentó el proyecto de construcción de la red de alta velocidad en España, inició la tramitación administrativa de esta iniciativa, una fase que quedó interrumpida con la llegada del Gobierno socialista al Ejecutivo español, relegando el proyecto al olvido en un cajón, en detrimento de otras líneas, más interesantes para el PSOE electoralmente. Y no solo eso, sino que en los últimos años, los castellonenses hemos sido testigos en infinidad de ocasiones de cambios de fecha y de anuncios de trámites que luego se dilatan en el tiempo sin sentido. Fue el propio Juan María Calles, durante su etapa como subdelegado del Gobierno en Castellón, quien aseguró en el año 2006 que Castellón tendría AVE en el año 2010. ¿Seguro? También el diputado por Castellón del PSOE Jordi Sevilla expresó su compromiso de que defendería la llegada de esta infraestructuras para que su puesta en marcha en la provincia "fuese lo más próximo posible del año 2010".

La retahíla de despropósitos es bastante extensa. Al poco de llegar José Luis Rodríguez Zapatero al Gobierno, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, aseguraba el 22 de junio del 2004 que iba a impulsar una línea de alta velocidad entre el País Vasco, Zaragoza y Valencia, de la que a día de hoy todavía no se tiene noticias, mientras olvidaba el proyecto de Castellón. Y recientemente, el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana afirmaba en la capital de la Plana que el AVE llegaría a Valencia en el 2010, a Alicante en el 2012 y a Castellón "en fechas posteriores".

Este alargamiento de los plazos no ha terminado. El subdelegado del Gobierno, Antonio Lorenzo, ponía hace pocos días una nueva fecha, evidentemente más a largo plazo, asegurando que Castellón tendrá AVE en el 2013. Una vez más solo cabe preguntarse una sola cosa. ¿Seguro? Por si fuera poco, ni siquiera se tendrán en cuenta las alegaciones de todos los alcaldes afectados por el paso de la plataforma, en algunos casos a muy pocos metros de las viviendas.

Los castellonenses merecemos tener constancia de cuándo se va a producir la llegada del AVE a Castellón desde Madrid y Valencia, en lugar de tantos cambios de fechas y tantos retrasos injustificados que lo único que evidencian es la falta de interés del Gobierno por materializar un proyecto que es fundamental para la dinamización de la economía, la potenciación y desestacionalización del turismo y la creación de puestos de trabajo.

Pero el AVE no debe parar solo en Castellón. Es necesario que continúe hacia Tarragona y Europa, una iniciativa que en este momento no está contemplada tampoco por el Ministerio de Fomento. Por eso es necesario que esté prevista y que tenga parada en el aeropuerto de Castellón, al que debe dar un servicio importante, favoreciendo la intermodalidad en el transporte de pasajeros. Así se recoge en la propuesta que la Diputación y la Conselleria de Infraestructuras le hicieron llegar a la ministra, y que Magdalena Álvarez ni siquiera se ha molestado en contestar de manera oficial.

¿Hasta cuándo debemos esperar los castellonenses a disfrutar del AVE? Fechas y plazos ya.

Vicepresidente primero de la Diputación

Provincial de Castellón