La Cruz Roja se originó en Europa a mediados del siglo XIX, como una respuesta humanitaria para atender a los cientos de militares heridos en el campo de batalla durante la guerra franco-prusiana.

Para trazar la historia del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, debemos remontar al 8 de mayo de 1828, fecha del nacimiento de su precursor, el señor Henry Dunant, que desde pequeño se interesó por las acciones humanitarias en su ciudad natal, Ginebra. A la edad de treinta años y convertido en hombre de negocios, Dunant viaja a Lombardía con la intención de entrevistarse con el emperador Napoleón III de Francia y obtener un permiso a fin de fortalecer su empresa de molinos de trigo. Al llegar a la región de Solferino, en el norte de Italia, el 24 de junio de 1859, encuentra que el ejército de la alianza franco-italiana combate con el ejército austríaco y que miles de personas yacen heridas o muertas en el campo de batalla. Este hecho da origen a la Cruz Roja. H