La sandía es una fruta que proporciona múltiples beneficios para nuestro cuerpo. La sandía es una planta de la familia de las curcubitáceas, originaria de África, pero con una gran difusión histórica en Asia y es una de las frutas que mas agua contiene. Su pulpa tiene un rico sabor dulce, es granulosa y acuosa, refrescante y de un color rojo intenso o rojo claro.

En su composición nutritiva se destaca un elevado contenido de agua, la riqueza en fructuosa y la baja cantidad de calorías que esta posee. Para tener una idea acerca del valor de esta fruta, 100 gramos de su pulpa se componen de 35 calorías, ocho gramos de hidratos de carbono, 90 gramos de agua, 0,2 de grasas y 0,6 de proteínas.

Además de ser baja en calorías, posee importantes sustancias bioquímicas que son necesarias para desarrollar una buena salud, como vitaminas, minerales y enzimas. Además es antitoxidante, ya que el jugo de la sandía es mineralizante, por lo que ayuda a limpiar bien la sangre y los tejidos de impurezas. Es también antifebril. H