Esta semana hemos celebrado el 200 aniversario de la promulgación de la primera Constitución española, fruto de las revoluciones liberales y como símbolo de ruptura con el antiguo régimen y sentaría las bases de las futuras democracias. La Constitución de 1812 recogía que la soberanía residía en la Nación y pertenecía a ésta exclusivamente. Siguiendo el ejemplo de la carta magna más antigua, la americana, promulgada en 1787, la sociedad española empujó a todos los actores necesarios a unirse para superar una grave crisis y conseguir el poder para la ciudadanía.

Por primera vez, España tendría un marco donde acotar su sistema político, que velase por las libertades, la separación de los tres poderes y que protegiese y abanderase los derechos individuales burgueses de la revolución francesa, como la propiedad o la libertad civil. Fue un primer paso en el camino hacia el destierro de los antiguos regímenes y la consecución de libertades.

Tras 200 años hemos avanzado en el camino, consiguiendo grandes logros, igualando a los ciudadanos ante la ley y, por supuesto, incluyendo a la mujer en el sufragio universal, contemplado por la carta magna en 1931, un nuevo hito en la conquista de derechos para todos.

Peñíscola, en los próximos días quiere unirse a la iniciativa de las Corts Valencianes para rendir homenaje a aquellos parlamentarios de nuestras tierras que fueron diputados a las cortes constituyentes de Cádiz, celebrando un acto institucional de recuerdo y celebración emocionada de lo que supuso un antes y un después en la vida política de nuestro país. Los peñiscolanos Luis Martí y Juan Bautista Cerdá, serán recordados como hijos ilustres de nuestra Peñíscola en el ejercicio de la defensa de los derechos y libertades de los valencianos y españoles en un momento crucial para el desarrollo de nuestra historia futura.

El próximo viernes, en el noble salón de plenos del Ayuntamiento de nuestra ciudad, acogeremos la visita del presidente de les Corts Valencianes, Juan Cotino, para recordar el ilustre momento y a los peñiscolanos que fueron partícipes del primero de los grandes avances que hemos protagonizado como sociedad a lo largo de nuestra historia contemporánea. H