Aunque ya en alguna ocasión comenté este tema, es algo muy importante y recurrente, motivo de muchas discusiones y reflexiones, así que daré otra vuelta de tuerca y nos mojaremos en algo que no tiene manuales válidos de aprendizaje y sí mucho de sentido común.

Un cúmulo de pequeños momentos te puede ir haciendo feliz, por lo que tienes que saber disfrutarlos y producirlos, para ello debes decir no a lo que no deseas, cuidarte y estar satisfecho de tu cuerpo, no actuar por lo que los demás esperan de ti sino por lo que te indique tu personalidad, ser optimista, vivir el presente.

Del tema salud, dinero y amor, el primero es importantísimo, el segundo relativo, está demostrado que a partir de un cierto bienestar, no hay correlación entre riqueza y satisfacción vital, el amor es fundamental en la vida, querer y sentirse querido es a largo plazo lo más gratificante, y no solo por tu pareja, también por todos los que te rodean.

Es mejor un equilibrio emocional estable que una superficial sensación de felicidad por falsas ilusiones. Organizarte en torno a lo que tienes es mejor que querer tener más. Vive y deja vivir, no te metas con los demás y si los demás se meten contigo, pasa de ellos. Estate tranquilo, que nada te agobie, los cabreos acortan la vida. No caigas en la monotonía ni te aburras, haz cosas sorprendentes y novedosas, viaja. Ten clase y estilo, no peques de vulgaridad y ordinariez y siéntete a gusto contigo mismo.

Y tan importante como disfrutar es la capacidad de resistir y tolerar las inevitables pérdidas, los problemas que te surgen en la vida, hazles frente y búscales el lado positivo. H