Querido lector:

El Gobierno ha explicado en Castellón claramente cuál es y va a ser a corto y medio plazo su política de infraestructuras en relación al Corredor Mediterráneo en el contexto de la crisis. Lo ha hecho a través de sus máximos responsables operativos en el foro organizado por el Puerto de Castellón y Mediterráneo, la IV Jornada Logística, donde entre otros han planteado sus políticas el presidente de Adif, el director general de Ferrocarriles de Fomento, el presidente de Puertos del Estado y los responsables de infraestructuras de la Generalitat Valenciana.

Todos al unísono han señalado que los tiempos de construcción de infraestructuras no son los de años atrás donde ha habido de todo, infraestructuras útiles y bien diseñadas y otras menos o mucho menos. Como no hay dinero hay que maximizar el euro invertido sin perder de vista la prioridad y la necesidad de esas infraestructuras, en nuestro caso el Corredor Mediterráneo, tanto de mercancías como de pasajeros en baja y alta velocidad y los accesos ferroviarios al puerto.

La conclusión entonces es que en el periodo 2012-2016 habrá en Castellón, como en el resto del eje Cartagena-Cataluña, un corredor de mercancías basado en un tercer carril con ancho europeo anexo a la plataforma ferroviaria existente y unos accesos por el sur al puerto de Castellón que lo conectarán con ese corredor. El presupuesto global será de unos 1.300 millones de euros, mucho menor que el de un corredor con plataforma nueva y que ahora sería inviable por su costosa financiación pero que dará el servicio que precisan puertos y empresas. Y del mismo modo, el AVE Valencia-Castellón será una realidad en ese periodo puesto que las obras se licitarán en breves semanas. Y ya para el periodo 2016-2020 tendrá lugar la construcción de la alta velocidad entre Vandellòs-Castellón, el último tramo que faltará para unir en AVE Barcelona con Valencia.

Es lo que hay. Y si no se hace así, no podría hacerse. Y además deberá construirse y gestionarse con la fórmula público privada para lo cual el Gobierno pide la colaboración de las empresas. Son nuevos tiempos y nuevas fórmulas. Pero por favor, que se hagan de una vez.