Querido lector:

La radiografía de la contratación prevista para la próxima campaña de Navidad en Castellón no va a diferir a la de los últimos años de crisis, aunque los expertos auguran que se producirá un estancamiento en las ventas, es decir, una evolución plana, también similar a la de 2011 que tendrá sus consecuencias.

En primer término, las empresas comerciales castellonenses, cuya base es el consumo y para las que la campaña navideña supone un tirón de ventas, crearán empleo temporal, más o menos en número similar al del año anterior aunque con unas características adaptadas ya totalmente a las nuevas leyes laborales. Es decir, serán lo que podríamos denominar minicontratos muy flexibles, por tiempos muy determinados y de duración muy corta, y con unas condiciones de remuneración muy ajustadas.

La previsión de estancamiento en las ventas contrasta con los primeros años de la crisis, donde a pesar de las dificultades se producían incrementos entre el 10 y el 15%. Esta próxima campaña, no. Será igual que la del 2011 y por tanto, el segundo año consecutivo de crecimiento cero, aunque sectores proclives a las ventas navideñas como perfumería, cosmética, juguetería, alimentación distribución… crearán empleo, con las características que les he comentado.

Este empleo se enmarcará principalmente en las grandes superficies, aunque numerosos ayuntamientos, como especialmente va a hacer el de Castellón, dinamizarán y promoverán el comercio del centro, donde conviven los establecimientos tradicionales con tiendas franquiciadas.

En definitiva y desde una óptica positiva al menos no irá a peor, según los expertos, aunque habrá que promocionar y trabajar más para lograr lo mismo.