Cuando me senté para escribir este artículo, reflexionando sobre los acontecimientos de los últimos días, la verdad es que se acumulaban situaciones injustificables y por las que hay que pedir responsabilidades.

Repasando nos encontramos desde el cúmulo de penas e inhabilitaciones solicitados por la fiscalía a responsables del PP en la Comunitat Valenciana, donde cada vez se hace más necesario exigir no solo transparencia, sino decisiones contundentes por parte del presidente de la Generalitat, que no puede seguir ni un día más sumido en la ambigüedad. Pero en política la claridad y las responsabilidades deben de ir más allá, pues las actuaciones deben de ser ejemplarizantes y la situación está llegando a tal punto que para generar credibilidad ante los ciudadanos es necesaria una regeneración contundente y un cambio en las actitudes.

A ello se suma lo que podemos denominar el caso Bárcenas, todo parece indicar que acumulo una fortuna difícil de justificar y según se ahonda en el proceso cada vez se complican más las cosas, desde el PP deben de aclarar todas las dudas que se están generando y deben de abrir además una investigación que clarifique estas situaciones y desde luego se produzcan las responsabilidades a las que hubiere lugar.

Junto a todos estos lamentables acontecimientos, se siguen tomando por parte de los gobiernos del PP decisiones que suponen cada vez más recortes en derechos y que llevan a enormes problemas a los ciudadanos, que ven como cada vez tienen mayores dificultades para acceder a prestaciones sociales que antes tenían garantizadas.

Otro ejemplo es el cierre de servicios de urgencia, que salta a los medios tras el cierre de 21 puntos de urgencia en Castilla-La Mancha, que afectara a más de 120.000 personas. Pero quiero recordar que estas medidas ya se tomaron en la Comunitat este verano en 4 poblaciones de la Marina Alta y resulta muy preocupante que, cuando se le pregunta al conseller de Sanidad, contesta con una ambigüedad que genera más preocupación y deja entrever la posibilidad del cierre de algunos servicios de urgencias.

Se afectaría a la seguridad de los ciudadanos. Todo ello supone un enorme retroceso de años en muchos sentidos. H