Querido lector:

Aunque a veces no es muy fiable, esta vez he echado mano de Wikipedia para comprobar una definición en el capítulo de las ciencias políticas y sociales que creo que se ajusta bien a la realidad. Dice del concepto Sociedad civil que designa a la diversidad de personas con categoría de ciudadanos que actúan generalmente de manera colectiva para tomar decisiones en el ámbito público que conciernen a todo ciudadano fuera de las estructuras gubernamentales.

Y lo saco a colación porque hoy tiene lugar en Valencia (no podía no ser en la Valencia de la Comunitat invertebrada) el acto convocado por por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, como llamamiento a todo el pueblo valenciano a adherirse a un gran Acuerdo por la Comunitat Valenciana, una especie de pacto de la sociedad civil para... ¿qué?

La verdad es que no sabría decírselo. Según señalaba el propio Fabra ayer es para demostrar la fuerza de la sociedad civil para liderar las reivindicaciones de la Comunitat Valenciana recogidas en un acuerdo que será presentado hoy y al que anima a sumarse a todos los valencianos. Pero insisto, animar a ¿qué?

Si nos atenemos al comunicado oficial de la Generalitat, es un pacto “en el que los protagonistas serán los agentes de la sociedad civil valenciana que cada día trabajan por mejorar esta tierra y afianzar la marca Comunitat Valenciana aquí y fuera de nuestras fronteras”.

Y no me tomen por pesado, pero protagonistas de ¿qué? o afianzar ¿qué contenidos de marca?

Según la definición de arriba de sociedad civil, la iniciativa debería corresponder a los ciudadanos para actuar de forma colectiva en una toma de decisiones que conciernen a todos los ciudadanos... primero fuera de estructuras gubernamentales ni convocadas por ellas, como ésta, y segundo, para decidir algo... pero seguimos sin saber qué algo.

¿Para reivindicar una financiación justa cuando ayer Les Corts eran incapaces de acordar nada?

Sin duda, hoy Cristina Tárrega o Núria Roca lo desvelarán.