Este es un año electoral y esta es la pregunta que deberemos hacernos cuando vayamos a elegir el Gobierno que queramos para gestionar las administraciones públicas durante los próximos cuatro años.

Deberemos elegir si queremos ser coherentes y dar estabilidad a un país en un proceso de recuperación económica, avalada con datos objetivos como el incremento de 417.574 cotizantes a la Seguridad Social durante el año 2014; la reducción del tipo de interés por la financiación de la deuda pública (famosa prima de riesgo) pasando de 649 a 104 puntos; la reducción del déficit público de más de 100.000 millones de euros a menos de 60.000 (en la última legislatura de Zapatero las administraciones públicas gastaban más de 100.000 millones de euros más de lo que ingresaban cada año).

O si de lo contrario queremos experimentar con nuevos gobiernos por el simple capricho de querer cambiar o ver qué harán cuando gobiernen.

Yo lo tengo claro, si estoy muy enfermo y me dan a elegir entre el médico que me está tratando consiguiendo mi recuperación aunque sea con tratamientos muy agresivos, o el médico gracioso que quiere experimentar conmigo, yo me quedo con el primero y cuando esté recuperado ya veremos. H

*Diputado provincial de

Juventud y Asesoramiento

a Municipios